a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 21 de septiembre de 2016

No te enamores de un hombre que sabe querer



21 septiembre 2016     -      03 febrero 2014

Las razones nunca se imponen a la realidad. Abundan los males del sentimiento que provienen del peor de los enemigos de la razón, el amor. Si amas a un hombre que sabe querer acabarás en sus redes para siempre. Apártalo de ti, no le des confianza, acabará destrozando tu libertad, te enredará en los lazos y en el trono, de un reinado familiar que compartirá contigo y coartará tu límites existenciales para siempre. Te dará todo lo que tiene en su interior, las formas, sus deseos y su sinceridad, te atrapará para siempre, es probable que te haga feliz, no dejes que lo haga, lucha contra él y no permitas que entre en tu vida. Tú eres libre y quieres serlo siempre, no lo hagas, no te enamores, nunca, de un hombre que sabe querer.


Enviado de Samsung Mobile Note III



enriquetarragófreixes



5 comentarios:

  1. El amor no atiende a razones.
    Y como mujer te digo que jamás me enamoraría de un hombre que no supiera querer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, María José, no sé sie sa es una actitud que no está de moda pero que a mi me encanta y, a veces, hasta me enloquece porque no me lo creo. Cuando escribí esta bloguería estaba oyendo a mi querido Milanés: http://www.youtube.com/embed/ohfc1F26z_U
      Feliz noche y, ya sabes, tus comentarios siempre superan mis contenidos. Me encanta verte por aquí.

      Eliminar
  2. En ocasiones es tal tu rápidez que es dificil darte alcance...........jeje
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te obligues a lanzar comentarios en todas mis bloguerías, amigo, argy. Es un esfuerzo que para un currante nato le puede agobiar. Me basta, si quieres, con un darle al Botón de Google+ y hacer comentarios cuando quieras, claro, pero no te agobies por hacerlo si no tienes todo el tiempo del mundo como será lo más lógico en ti. Un abrazo fiel amigo-e.

      Eliminar
  3. Estás de coña, lo sé :P
    Jajajajaja.
    Besos, Enrique.

    ResponderEliminar