a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 16 de septiembre de 2016

Conformismo vital de toda una mujer


16 septiembre 2016

Y me encontré con Pastora, esa cordobesa simpática, buena conversadora y aun mejor persona y sentándose en mi mesa me arenga de modo privado y como solo ella sabe hacerlo, firme pero dulce, serio, pero brillante, como su misma cara refleja:

"Enrique, no estoy de acuerdo contigo cuando dices eso de los viejos aún vivientes o algo así, no, no todos somos así. Yo vivo, como tú insinúas siempre, esclavizada por mis dos hijas, es decir, llevo sus niños al colegio, les limpio la casa, recojo los niños del colegio les doy de comer y los vuelvo a llevar al colegio y eso lo hago todos los días. Además los viernes noche y sábados noche me quedo con mis cuatro nietos para que ellas puedan salir a cenar o a divertirse por ahí y todo eso lo hago muy a gusto ya que así me sigo sintiendo útil y querida.  ¿Que dónde está mi marido? Pues mi marido sale por la mañana de casa se viene aquí o a saber donde pues unos días dice que se va a pescar y otros que se va a comer con los de su quinta o a jugar al dominó con quien sea, es decir, apenas lo veo. No aguanta la TV y solo ve fútbol y telediarios en su despacho y yo, pues tampoco tengo mucho que decirle. Él, mi marido, es un hombre que ha trabajado mucho y ahora quiere vivir su jubilación haciendo lo que le de la gana y para mi, para nosotros, nos dedicamos el domingo completo a hacer cosas juntos ... vamos a pasear, a comer y a veces al cine a comer palomitas pues dice que eso siempre le apeteció y nunca lo hizo. Claro que muchos domingos y para enfado de él, de mi marido, vienen las niñas a comer con toda su troupe y ese día no nos habla apenas. En fin, Enrique, no hables en nombre de todos esos viejos aún vivientes de los que a veces hablas en tu Blog como si fuéramos todos unos mártires, no, a algunos y a algunas, nos gusta vivir así, llámale si quieres esclavitud pero no es así, para muchos es una necesidad, llámale un conformismo muy vital, necesariamente vital, querido amigo. Ah, y no te lo tomes mal, es solo un desahogo."

Y Pastora con su graciosa y fina figura se marchó dándose un gracioso y contorneante paseo hasta la puerta del Ateneo, mientras al grito de "adiós chicos" parecía una diva saludando a sus followers. Toda una mujer.



Enviado desde S6+Edge



enriquetarragófreixes



6 comentarios:

  1. Hola Enrique, Pastora necesitaba desahogarse y así lo hizo, lo mismo que nosotros hacemos en o con el blog,a que si?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es como jugar solo al frontón, amigo Toni. No obstante procuro no pegarle muy fuerte, a veces no pillo el rebote.
      Un abrazo de viernes

      Eliminar
  2. Yo creo a mi paisana, pero también te digo que los seres humanos somos los que mejor nos engañamos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que lo fácil es encontrar siempre una razón para justificar nuestros actos, amiga Tracy. Unos y otros, todos somos pecadores ... pero hacemos como que lo ignoramos ... se es más feliz creyendo que lo eres.
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  3. Pues cada uno como quiere. A ella le gustará pero otras muchas y muchos son auténticos esclavos de sus hijos y lo peor es que no se atreven a decirlo para no tener problemas.
    Besos, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amiga Celia, aunque también las hay que es su única ocupación ... así se sienten útiles para una sociedad que los y las, manda a la vía muerta aún en plena aunque veterana juventud.
      Feliz sábado noche, amiga.

      Eliminar