a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 10 de octubre de 2016

Hubo un tiempo para creer


Fotografía de Robert Capa

10 octubre  2016

Tomando café italiano express en mi cielo favorito .. 

Antoine  estaba muerto pues había tenido otra noche  loca de amor, copas y charla entrecortada, mientras iba a por uvas; Luisa, esa chica del Senegal de nombre impronunciable, pero a la que todo el mundo llama Luisa, nos dice que su "boss" la ha dejado embarazada y que no quiere saber nada de ella y que, además, por ser ilegal la va a denunciar; Leonor admite que su edad para el amor, a sus más de setenta y muchos, ya no es lo que era ante el asombro de todos, tanto que a Charo, la guapa y joven ayudante de la Loli, al oírlo, se le ha caído la bandeja con todos los cafés, cruasants y otras perniciosas viandas del mal, al histórico mármol rosa portugués del pavimento del mas restaurador lugar del Ateneo; Julián no ha desvelado su asunto con la guapa del sábado pero viene más contento que el presuntuoso Ronaldo cuando marca un gol aunque sea con el culo.

Lo más curioso de andar ahí sentado en mi rincón, observándolos, escuchándolos, sintiéndolos, es que eso me hace sentir vivo, sí, sé por ellos que la vida fuera de mi entorno más cercano aún existe, que eso es posible cuando las personas de muy distinto pensar, hacer y querer, son capaces de convivir bajo un mismo techo social administrando con acierto, tan sólo, su verbo, sus formas y sus ganas de querer hacerlo posible por haberse dado cuenta de que ello es tan necesario como su propia necesidad de vivir.

Vivir para ver, para escuchar ... para sentir, para recordar que el tiempo para creer aún existe a cualquier  edad y en cualquier momento. 




Enviado desde S6+Edge






enriquetarragófreixes



6 comentarios:

  1. Vivir para ver, para escuchar ... para sentir, para recordar que el tiempo para creer aún existe a cualquier edad y en cualquier tiempo.
    Me enamoraste...
    Que más te puedo decir................. (entre nosotros)
    Que tu mujer me
    disculpe

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien, querida Mucha, yo me enamoro todos los día y muchas veces, de mucha gente, de muchas cosas ... del mismo amanecer ... de todo.
      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  2. Lo importante de todo eso es vivir, Enrique, que sabes estar vivo y disfrutar de los pequeños placeres que te ofrece la vida. Y créeme, más de uno pagaría por saber como hacerlo en lugar de tener un coche bien caro. Un maestro de los pequeños detalles, eso es lo que eres ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas pequeñas cosas que te hacen sentirte feliz, amigo Holden, parece fácil decirlo, conseguirlo no lo es tanto.
      Gracias y un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  3. Así es amigo, vivir para ver y ver para vivir, aunque no nos guste lo que vemos
    Un abrazo Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, amigo Toni, en mi apareció uan nueva droga de generación propia que me hace sentirme feliz. lo curioso es que eso empezó el mismo día que me retiré del mundanal ruido empresarial y profesional. Una gran decisión ... quizás fuera eso o esa, la droga de la que hablo, parar la máquina.
      Un abrazo, amigo

      Eliminar