a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 12 de octubre de 2016

La noche golfa, sabia, agotadora y espectacular

20131012_011247

12 octubre 2016               2013

La noche es lo que es, no siempre es mala como decía mi abuela Rosa o, aún peor, “la noche no es para ti, Enrique”, me decía mi Santa Madre Paquita. Cabarets, mala gente, vicio, perdición y, especialmente, malas mujeres, andan ocultas tras la capa del diablo acechando a todo aquel que ose vagar por las tinieblas del pecado amparado en sus sombras. Luego te haces mayor y la noche, muchas veces, es la única que te crea sueño y, por fin, puedes dormir. Es como cuando estás delante de la tele a eso de las doce … “te estás durmiendo, Enrique, vete a la cama” … y te vas a la cama y a la que tocas la sábana con el culo se te quedan los ojos mas abiertos que los de un besugo de lujo en el plató helado del mercado.

La noche no es mala, es como la política, no hay ninguna mala, son los hombres los que las hacen malas. Ahora salir de noche, es el objetivo vital de la mayoría de nuestros jóvenes que de seguir así acabarán blancos como la leche y con huesos de cristal pues la vitamina D que aporta el Sol se la están perdiendo lo mismo que los murciélagos. Cohonestar las formas con el placer, el pecado con  el sentido común y la tristeza con el alcohol y/o una buena compañía, es el objetivo de muchos que buscan en la noche eso que de día se hace tan difícil de encontrar … un ratito sin problemas, sin políticos amargándote la existencia y sin gente que ande contándote, todos a una, quien la tiene más gorda como si de una competición de sabiduría se tratara, obviando, esencialmente, cualquier criterio de veracidad y de  eficacia. A la gente se le suelta la lengua, tienen ataques de sincera amabilidad y si coges un punto alegre que no se puede aguantar, entonces la noche es mágica. Si tienes la suerte de ir siguiendo locales con espectáculos en vivo, cosa harto difícil, es entonces cuando ya sueñas volver a creer en ello, en la noche de siempre, la noche de los espectáculos. 

El viernes, tras la conferencia habitual, nos fuimos todos a una viejoteca, un entrañable y sano, lugar de la noche en Playa San Juan, donde aún se puede ver algo así, como el número del stripper del que dejo una convenida, aunque no muy nítida, imagen, arriba.





enriquetarragófreixes




5 comentarios:

  1. Lo has dicho bien claro Enrique la gente es quien la hace mala.Una vez en en uno de mis cumpleaños me mandaron un "Policia" para decirme que tenia muy alta la musica...Muy estrañada le dije que habia un error pues era una pequeña fiestecita en mi casa para compartir con amigos...El insistio y entro a la casa lo cual me resulto mas raro aun pues aca si un policia hace eso sin la orden de un juez se le complica la vida...pero mas rapido aun los amigos cambiaron la musica y empezo a bailar el "policia" jajaja era un "striper" Nos divertimos mucho pues lo hicieron bien y no termino muy encuerado! jaja Estuvo bien...asi que si la gente hubiese sido "mala" sabra Dios la noche en que hubiera acabado!! My buena tu entrada. Disculpa mi periodico...jaja pero ademas te dire que tienes un premio en mi blog mi amigo Gracias por siempre estar.Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo-e Idolidia y gracias por tu enriquecedor comentario. Mil gracias y un honor verte por aquí.

      Eliminar
  2. Amigo Eurico, te estás pasando, la noche no es para nadie como nosotros, solo lo es para estúpidos sonámbulos y no para gente que como tú y como yo, tenemos un único amor. La diferencia que tienes conmigo, querido Eurico, es que el mío me dejó antes de que yo dejara de quererla y yo, me muero porque aún sigo queriéndola.
    A.T.

    ResponderEliminar
  3. Pero Enrique, es que no hiciste caso de tu santa madre? que tu ya no estas para trotes
    SAlut sin trasnochar, créeme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo, amigo Toni, pero ya sabes, la cabra tira al monte ... lo mejor es que Ella, mi santa compañía, piensa igual.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar