a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 21 de octubre de 2016

Una buena forma de creer en todo y en nada

12622312_10206427215093968_3573741308612873084_o

Plaza dels Estels

21 octubre 2016

Cafetería Iruña, 11:39 de la mañana.

Cafetito con leche y cruasán bien tostado. Te quedas en la barra, saboreando cada instante, cada sorbo, cada corte del delicioso cruasán, sin prisa, mirando a todo el mundo que te rodea y que pasa por Alfonso el Sabio. Lo haces con cara interesante de ejecutivo trasnochado, diría Forges, pero no, no es así, es la cara de alguien que valora muchas cosas que antes no sabía ni que existían.

Decía aquel viejo y sabio filósofo, aquel que jamás nadie conoció: “Yo puedo creer en todo aquello que me haga falta”. Es una buena forma de creer en todo y en nada ... ¿Verdad Papá? ... cuanta razón tenías, a mi casi se me olvida …

… y no pude resistirme, me tomé otro cruasán.


enriquetarragófreixes




Origen: Yo puedo creer en todo aquello que me haga falta | Esas pequeñas cosas



2 comentarios:

  1. genial muchacho Hasta aqui se huele el aroma a cafe con leche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a fresca sensación de virginidad, amiga Mucha ... el día sigue esperando un nuevo amor.

      Eliminar