a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 2 de octubre de 2016

Una vida espuria

Dominique Soulard

Imagen: Dominique Soulard

02 octubre 2016       -       2014

Hay días en los que la necesidad de compartir se hace imprescindible y hay otros en los que hay que hacerlo posible  … también.  Colocarle muros de espinas a las sensaciones, vivir dentro de nuestro exclusivo y propio, enquiridión  acaba consumiendo nuestra propia vitalidad y nos convierte en seres de vida espuria. Y es ahí cuando el verbo se confunde con el consejo y empiezo a rezar y a rezarme ... 

"Abre la puerta de tu vida, asómate sin miedo al exterior, sal y hazte un hueco entre ellos, no dejes que nada, ni nadie, te encierre entre los muros de tu mal entendida soberbia o entre las penas de un ultrajado pasado. Sabato decía … “La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse”. No perdamos un segundo más."





enriquetarragófreixes



11 comentarios:

  1. Sabio consejo el tuyo, querido amigo, y que bien lo has arropado con la también sabiduría de mi admirado Ernesto Sabato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María José. Por las grietas de los sentidos, a veces, se me escapan estos llantos ante eso que mi madre siempre denunciaba y preguntaba: ¿Por qué la gente se aburre tanto? ¿Soledad: Por qué los matas?

      Eliminar
  2. Te decia que me dejaste sin aliento con tu increible texto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mucha. Viniendo de ti, mi poetisa de bandera, quedo emocionado con tu comentario el cual me tomaré como un piropo.

      Eliminar
  3. ¡Qué verdad más grande Enrique!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una pena que haya tanta gente en esa situación, Tracy. Mis pláticas matinales, la mayoría de las veces, son para animar a algún amigo que no sabe que hacer con su vida desde la jubilación, el retiro o la viudedad.

      Eliminar
  4. Eso que decía Sabato intento no olvidarlo nunca, lastima que la tozuda realidad haga que en ocasiones lo deje de lado. Pero no importa, pronto me viene a la mente cual calvotada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, amigo argy, calvotada y/o hasta escribirlo en la mano. No obstante, la vida, como los toros, se ve mucho mejor cuando te paras a verla.

      Eliminar
  5. Qué verdad, Enrique.
    Gracias por darnos fuerzas a todos :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la actitud, Celia ... un millón de gracias por esos ánimos que siempre me das.
      Un abrazo de lunes ... por la tarde

      Eliminar