a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 3 de noviembre de 2016

La vida y las praxis de la moral en cada tiempo


     Imagen: Blanco y negro vital


03 noviembre 2016

"Nunca supe lo que era pero me acostumbré a su calor; decidí darle un respiro y se escapó" - Así de poético andaba esta madrugada Julián, ese chulapo de Torrelodones, que al verme me nuestra su obra escrita en una servilleta de las de limpiarse el café del bigote.  Me quedé quieto, como si el papel fuera a romperse de tanto mirarlo, lo miré y le dije: ¿Te pasa algo Julián? - "No, Enrique, es que hoy se ha enfadado conmigo porque anoche después del fútbol nos quedamos todos a tomar unas copas y hemos acabado hace un rato ... Me ha dicho que no vuelva a casa hasta que me quite el olor a alcohólico sin fronteras de taberna barata que llevo por todo el cuerpo".

La hija de La Leonor, que estaba ahí, en la mesa junto a los lavabos, hablando con su madre, cuentan que ha dormido desde el domingo con su  madre pues el sábado, cuando ella regresó inesperadamente de su viaje a Milán, se encontró a su marido en la cama durmiendo tranquilamente y en bolas, pero con la mujer de su mejor amigo. 

Lourdes, la hermana de La Loli, se ha venido a "currar" a la barra del Ateneo porque se acaba de separar de su infiel marido que además de fontanería por los hospitales donde trabaja como Jefe de mantenimiento, hace algunos arreglos a doctoras y enfermeras en sus horas extras. Lo pillaron con la responsable de la limpieza junto a la caldera del sótano de uno de los hospitales ya que a él, del acaloramiento, le dio un infarto estresante. Ahora pleitean por la custodia de los niños. 

Antoine, que está volviendo con Matilde - sin dejar sus secretas y amorosas reuniones espontáneas con la Loli -  al irse enterando del cotilleo matinal del día, me dice: "¿Por qué se casará la gente? ...  con lo bien que se vive sin ataduras, sin infidelidades ocultas, sin hipocresías, sin necesidad alguna de mentirle a nadie por los actos propios, sin tener que dar cuentas a nadie de nada de lo que quieras hacer o hayas hecho ... Enrique, no lo entiendo, Il devrait être interdit de se marier".

Y yo me quedé allí, escuchando, sin capacidad para rebatir las evidencias, ni para predicar sobre todas las contrarias ¿Será que me he hecho muy viejo? ¿Será que estoy cansado de negar la evidencia de una sociedad decadente? ¿O será tan solo que me siento una especie de David contra Goliat? ... la explicación estará, seguramente, en que los tiempos cambian y nuestro calendario vital no acepta los cambios en las praxis de la moral del personal ... eso será, seguro que sí ... sólo será eso ... ¿Verdad?




Enviado desde S6+Edge



enriquetarragófreixes




2 comentarios:

  1. Enrique, hay muy poca gente que tenga suerte y sea feliz por siempre jamás con su pareja. La mayoría se cansa. Las personas cambiamos y también nuestros objetivos. Yo últimamente también me planteo por qué esa necesidad de casarnos o convivir.
    LO de pillar al marido en la cama con otra es de lo más heavy.
    Besos, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y muy repetido, Celia, y muy común ... y, hoy por hoy ya es de tipo bidireccional. Un amigo mío dice que esto es el fin del mundo ... y yo me río, le digo que ya estamos en el otro mundo ... entonces nos reímos y empezamos a comer nuestro arroçet y a vivir en ese nuevo mundo sin tener que mirar a derecha o a iquierda, ni querer hacerlo, claro. La vida y sus cosas, siempre ha sido igual, solo cambian los actores, el escenario y las formas.
      Un abrazo amiga

      Eliminar