a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 26 de diciembre de 2016

Paulina, esa bella rubia sesentona de ojos azules




Pintura de Fabián Pérez

26 diciembre 2016

Ella hablaba y hablaba sin parar, con esas pausas que sabe hacer la gente elegante, mujer con clase, la que se sabe escuchada. Suspiró, nos regaló una lánguida mirada de despedida y se sentó a su lado, cogió con sus elegantes manos las de su aparente y embobado amado y, con voz de ángel salido del mismo infierno de los pecados irremediables, le dijo ... "Ay querido ... ¿Por qué me gusta tanto hablar contigo? ... a nadie, jamás, le he contado mi vida como a ti. Soy una estúpida, aún le lloro ... de ese terremoto, de ese fuego que fui ... solo quedan las brasas, querido, pero tú ... tú ... sabes siempre hacerme feliz y hacer que me pierda en los laberintos de mi eterno desconsuelo".

Y Paulina, esa bella rubia sesentona de ojos azules, se fue de nuestras vidas dejando en mi el sentir de haber estado observando a una de esas personas que sienten cuando hablan ... que sienten porque siempre han tenido a quien amar.



enriquetarragófreixes



2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ES COMO PINTAR, AMIGA TRACY, SI SUPIERA HACERLO, LO HARÍA, SALDRÍA MÁS CLARO ... Y MÁS CÁLIDO

      Eliminar