a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 22 de enero de 2017

La Conjura de los Necios y eso de quien tiene la culpa de todo




Imagen de Julia Fullerton-batten

22 enero 2017

Le preguntaban a un chaval treintañero en uno de esos programas de la élite televisiva si sabía donde estaba la ciudad de Brujas y el muchachito contestó que estaba en Holanda. Luego, el muchachito, en un alarde de haber entendido bien lo que le debieran haber enseñado en primaria, dijo que en España antes existía la guillotina. Ah, no me lo invento, eso es solo una muestra de lo que se "cultiva" en los "Cesta y Punto" de hoy, donde el culto al egocentrismo, al body, a la grosería, a la desfachatez y, especialmente, al mal gusto impera por ahí, no hay más que irte a un Campo de Fútbol a ver un partido normal, entre equipos poco punteros, y ta das cuenta que es como la pornografía, no debiera estar permitida la entrada a los menores pues el lenguaje y las formas son ... son las que son.
Si no saben geografía ni historia, ni que el Ártico se muere; ni que los peces en los ríos se mueren por vertidos tóxicos empresariales; ni que lo de que el mar se esté llevando por delante todas esas casas de primera linea no es ninguna casualidad. Si no saben todo eso como van a saber o comprender, que  esas cosas verdes que ponen colgados de las farolas o de cualquier poste, son papeleras donde se deben echar los botes de cerveza; que las basuras se deben selectivizar para un necesario reciclaje y que los recursos naturales son ya un bien escaso y, ah, que eso de mearse en los portales, pues no. El personal, la gente de hoy, quiere vivir al día, viajar, salir de noche, comer en cualquier hamburguesería, fiestones de weekend interminables y que la pasta para poder hacer todo eso se la deben bajar del cielo sus ancestros, sus viejos, pues es su obligación y su derecho. 
A veces, muy a menudo actualmente, cuando veo ese desinterés por la vida que muestran algunos de ellos, me apunto a esa frase de un protagonista de ese memorable libro de La Conjura de los Necios en aquello que dice:  “Por el bien de las generaciones futuras, espero que sean estériles”.
Para redimir mis pecados sobre mis dudas sobre esas jóvenes generaciones que ahora viven o ansían vivir a costa de todo el mundo, como el mismo Dios, recurro a pronunciar en púlpito público como hice anoche, a esa frase de Benedetti que suena a música de otro tiempo: “La perfección es una pulida colección de errores.” ... quizás algún día reaccionen. Luego, tras la charla de anoche, vinieron a verme unos cuantos casi cuarentones y casi me linchan intentando hacerme entender que hay muchos jóvenes que no son así como yo los presento, son gente que se ha mantenido siempre en el sistema, aprobaron sus estudios con normalidad, se portaron bien en casa, apenas hicieron algún botellón y siempre andaron y andan, buscando un trabajo digno sin éxito. Hice subir a uno de ellos al estrado ... resultó extraordinario oírle. Nos informó que no son solo los jóvenes cuarentones los que echan la bolsa única de basura en el contenedor gris con todo ahí dentro sin seleccionar ...
- "Vayan ustedes a verlo y allí encontrarán gente de cualquier edad haciéndolo" "No es culpa nuestra ser como somos, ustedes los viejos nos han hecho así. Ustedes tienen una importante parte de la culpa de ello. Somos los universitarios que trabajan de cajeros en los supermercados, de ayudantes de farmacia, de limpiacristales y hasta de camareros en cualquier negocio de hostelería. Otros son afortunados y han ganado alguna oposición al funcionariado local, o trabajan en el bufete de papá y otros muchos se han ido o se están marchando al extranjero. Somos lo que ustedes nos han dejado ser".
No hubo contestación, era tarde y había pocas ganas de polemizar, quedamos boquiabiertos y en nuestra conciencia se ancló una nueva carga ... ¿Será verdad? ¿Seremos culpables de todo lo que les pasa?
Pensar a cierta edad no es tan bueno como debiera ser ... habrá que hacer como en tiempos de Franco, "Viajar menos y leer más el periódico".


enriquetarragófreixes





2 comentarios:

  1. Pienso que quien echa la culpa a los demás de lo que él mismo es para mí no es una persona sin credibilidad alguna.

    Él que realmente quiere algo va a por ello, y si en el camino cambia de parecer al menos lo ha intentado. Él que se queja pierde su tiempo sin más, y nunca lo intenta.

    ¡Feliz domingo!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias simpática Tania. Feliz domingo ... aunque solo quede la noche.

      Eliminar