a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 9 de febrero de 2017

El amor a la vida que no cesa, ni cesará mientras haya amor ... ese amor



Fotografía de Gordon Parks


09 febrero 2017

Suspiros no contados, ni escuchados, en el Ateneo de la Playa:

- Marga tomaba su café, sentada en su lugar de siempre, nadie sabía que ese mismo día  su joven y casi setentón marido había decidido dejarla pues necesitaba libertad para viajar al pueblo con sus amigos y mantener relaciones con quien quisiera pues su vida se había convertido en pura monotonía  desde que hace cuatro años se jubiló. 

- Pere ama profundamente a su María pero ella no le escucha, a veces ella le sonríe, otras, las más, no lo conoce y siempre, siempre, él  le dice: Maria soy tu novio. Pere se escapa a comprar el pan, las verduras, el periódico y las revistas que luego Maria ojea como si fueran cromos. Luego Pere se sienta en su mesa a tomar su poleo de menta con manzanilla y a suspirar por esa feliz vida que tuvieron, y le compensa instalarse en lo vivido, sonríe ... en la portada de su móvil no lleva la foto de ningún nieto, ni de ninguna estrella de cine en bolas, no, Pere lleva una foto de María cuando Ella tenía 50. 

- Torcuato, (Torqui  para los amigos), no nos cuenta que su hija, que ya ronda los 45, se ha venido a vivir con él, (con Torqui), porque su marido la ha echado de casa porque en uno de sus golfos viajes, (los de él), a Milán, por una de esas multiples ferias de moda que se realizan en ese golfo mundo, su nueva y joven creativa le dejó la cama libre por irse con otro experto en modas y en camas, y volvió a casa antes de lo previsto ... y sucedió que ella, (la niña de Torqui), había decidido probar otros elixires del amor que ignoraba y él, (el modisto marido viajero),  la pilló  con el sucesor o hermano, del negro del guasap en la cama, al que había conocido en una sala de baile latino en Benidorm mientras le mostraba sus irresistibles cualidades al ritmo de un Bachatango. 

La vida es una mierda, me dice al oído la Loli mientras ve que los observo ... "Son almas en pena, querido amigo" - me dice ella - No, le digo yo, son solo momentos malos ... hay que creer que de ellos, (de los malos momentos), siempre surgen los buenos. Doy fe - le digo - y ella, siempre tan natural, me da un silencioso apretón de manos y un aún más discreto y silencioso beso en mi mejilla izquierda ... qué es la de mi oído sordo.



Enviado desde S6+Edge


10 comentarios:

  1. La vida es una mierda, con perdón, mientras nosotros queramos enfangarnos en ella, con una excepción. Hay imponderables que no podemos controlar y en esos momentos depende de nosotros, solo de nosotros, decir que esa vida con la que alguien nos obsequió o Alguien nos puso a prueba, sigue siendo eso…una mierda, otra vez con perdón. Estoy contigo; de los momentos malos surgen los buenos, pero hay que ir a por ellos y creo y presumo que tú les puedes dar clases sobre esto…¿me equivoco? Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si te equivocas, querida amiga María Paz, pero yo me siento muy feliz de donde estoy, con quien estoy, de lo que soy e, incluso, de como soy ... ojalá fuera capaz de dar lecciones a alguien, solo he sido un afortunado al que la vida ha tratado con guante de seda y mucha comprensión.
      Un abrazo muy fuerte, amiga.

      Eliminar
  2. Enrique: Te has pasado ¿Vale? Yo no he dicho que la vida sea una mierda aunque te lo haya parecido. No obstante, lo aceptaré como propones, cualquiera te cambia un texto.
    Besitos.
    L.M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LM: Psssss ... lo que se habla en el vestuario ...
      Feliz tarde

      Eliminar
    2. Gracias maría paz ... cosas de la edad.
      Feliz noche

      Eliminar
  3. Ay, que complicado es todo... Que complicado...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va, amigo Ildefonso, lo que es complicado es esconder la realidad. De los errores se aprende, para ello lo mejor es reconocerlos y/o saber que existen. Mis amigos son como una fuente en el Pirineo, frescos, limpios y maravillosamente trasparentes

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. La belleza está siempre está, querida Mucha, del lado del que la ve.
      Un abrazo muy fuerte

      Eliminar