a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 11 de marzo de 2017

Presidente de Gobierno y un Maestro ... ¿Cuál es la diferencia?


Fotografía de Bert Hardy


11 marzo 2017

Remitido por mi querida amiga Matilde, siempre profesora ahora jubilada:

Hoy me han mandado esta conversación de un padre con su hijo. Me ha encantado y la quiero compartir con vosotros!

"Hoy he tenido que hacerle un justificante a mi hijo para su maestro del Instituto, ya que ha faltado porque ha ido al médico.
Evidentemente, lo he redactado correctamente, dirigiéndome a él de usted e iniciando el escrito con un "Estimado Sr. profesor".

Cuando mi hijo lo ha leído se ha quedado pasmado y me ha preguntado porqué escribía un simple justificante con tanta corrección, ya que solamente era para el profe.
Y ha añadido: "Ni que fuera el presidente del gobierno".

Y le he respondido lo siguiente:

Querido hijo, posiblemente, un maestro, es una de las pocas personas en este mundo a las que debes respeto, ya que de él depende que en el futuro seas una persona educada y con conocimientos.

De él dependen, también, los presidentes de gobierno y cualquier otra profesión.
Por sus clases han pasado todas las personas que nos encontraremos en nuestra vida.

Presidente de gobierno, puede ser cualquiera,  como puedes ver en los últimos tiempos.

Maestros sólo pueden ser unos pocos, únicamente los dispuestos a llevar una vida de entrega y esfuerzo, inculcando valores y conocimientos al bien más preciado de un padre: sus hijos.

Todos los días cedo mi puesto al maestro, durante gran parte del día, para que colabore con tu educación, pero JAMÁS permitiría que un presidente del gobierno lo hiciera.

Es por eso, que le demuestro respeto, y afecto.

Si este justificante fuera para un presidente de gobierno, posiblemente ni siquiera lo escribiría, porque a un presidente de gobierno, a cualquier presidente de cualquier gobierno, le importa poco tu educación".

Me ha mirado sonriendo, y me ha dicho "tienes razón".

Os animo a compartirlo y que dé la vuelta al 🌐


Enviado desde S6+Edge

10 comentarios:

  1. Qué lección de educación. Sé de lo que habla Matilde porque yo he tenido dos tías maestras que, como muchas y muchos de los de su época, debieran haber aprendido algunos de los de hoy, no sé si me atrevería a decir todos. Claro que entonces no existía ni la Logse, ni la Loe, ni la Lomce, ni sé cuanto más. Feliz sábado.

    ResponderEliminar
  2. QUE LÁSTIMA DE GOBERNANTES...cuando la educación es lo primero..resulta de que no interesa..Pais!!
    uN ABRAZO eNRIQUE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Toni, así somos, y a sí lo consentimos.
      Feliz tarde

      Eliminar
  3. Hoy lo que está desfasado es tenerle respeto al maestro.
    Ver para creer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuevas técnicas, amiga Tracy. Antes cuando íbamos al colegio nuestros padres nos decían: Pórtate bien, hijo. Ahora les dicen: Pásatelo bien, hijo

      Eliminar
  4. Sí señor, me ha encantado. Ojalá los profesores, los buenos, tuvieran el respeto que merecen, desgraciadamente hoy día no siempre es así.
    Besos, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si sería yo hoy un buen padre, amiga Celia. Creo que todo está en otra fase, desfasado.
      Un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  5. Cabe destacar también la idea errónea que se tiene desde niño de que llegar a presidente del gobierno puede ser el mayor logro de todos.
    Saludos Enrique!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, amigo Little, no obstante hoy en día, los chicos aspiran a ser tronistas en uno de esos programas de "Nosequé y viceversa" y las chicas quieren ser como la Hestevan o ser contratada para un DeLuxe televisivo.
      Saludos, amigo

      Eliminar