miércoles, 24 de abril de 2013

Generación Sándwich



24 abril 2013


Entristecido, ojos brillantes y carajillo de Marie Brizard,  escondido en taza blanca de porcelana, entre sus dedos marcados con esas pigmentaciones que da la edad en aquellos que consiguen llegar a ella. Antoine se vino a España hace ya muchos años. Su hija, que ya tiene  treinta y nueve, médico, licenciada en técnicas diagnósticas, se va a Montpellier. 
Enrique, me ha dicho que el laboratorio en el que trabaja, en Valencia, hacen un ERE encubierto y la quieren mandar a Madrid con un sueldo de 1.300 € y  ni se lo plantea. Un alquiler en Madrid son 500€, en pisos compartidos. Tiene un hijo de siete meses y dejar marido, hijo y casa, en Valencia,  para irse a Madrid, entre semana, no le es rentable. Une vraie saloperie. Se vuelven a Francia, a casa de la madre de él y yo, en fin… estoy mal, Enrique. Shit Pays, époque de merde.
Oía esta madrugada por la radio que nuestra generación era llamada la Generación Sándwich pues emigraron nuestros padres y ahora emigran nuestros hijos. Antes buscaban pan pero ahora buscan futuro, un futuro que aquí no se les promete.

..





2 comentarios:

  1. Leyendo cosas asi me doy cuenta de lo afortunado que uno es.....al menos de momento.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices bien, Antonio, de momento. No obstante, ya sabes: No hay mal que cien años dure, ni morirás sin ver, al menos, cuatro crisis mundiales.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/