a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 13 de diciembre de 2013

El olor del frío


13 diciembre 2013

Veo en las tabernas de la playa un sinfín de almas solitarias,  día tras día, contando historias, cuentos y glorias del pasado a quien les quiera escuchar. Temen quedarse solos y se esconden tras una copa de Soberano, de Marie Brizard, de un simple ron blanco y de una pesada y gangosa conversación.  Se frotan las manos, tienen la nariz roja y la ropa desastrada. Ellos no tienen frío,  el suyo, su frío, es de otro sentir. Su hielo está anclado en su corazón y en ese mundo que un dia los olvidó. Ellos huelen a eso, a rancio, a soledad y a incomprensión, huelen a ese otro frío que nosotros, de vez en cuando,  también sentimos. Por eso y sin que ellos lo sepan, me gusta verlos. Id con cuidado, pienso que, a veces, ese mal, su frío, se contagia y lo peor es que lo hace sin que sepamos por qué.


No hay comentarios:

Publicar un comentario