a:hover { text-decoration: underline;

martes, 29 de julio de 2014

Canadá, el Altar, la Paulina y el salmo 118

3MOZw

Angelina Jolie - Photoshoot HQ (Marie Claire)

29 julio 2014

Sigo mi recorrido matinal, y un, ya, viejo, aunque joven cirujano, también amigo, en el Hospital Medimar, me explica, esta mañana, que no podemos quejarnos: “sabías, Enrique, que en Canadá, si, ese País maravilloso y avanzado, solo tienen Sanidad pública, es decir, no tiene sanidad privada, mejor dicho, si ejerces la Privada, puedes hacerlo, pero no puedes cobrar, está prohibido por Ley. Las listas de espera son peores que las de aquí y no se mueren, aunque, eso si, la gente mas pudiente se va a EEUU a operarse de lo que sea”. Aún estoy sin poder hablar, pero después de tal noticia he tenido que irme a mi Misa a sentarme en un banco, con la mirada puesta en el Altar y en la viuda de aquel famoso banquero murciano, y todo eso sin mediar palabra alguna con nadie durante dos cortas horas. ¿Seguiré dormido o durmiendo o todo lo contrario? – Seguiré observando el altar y de reojo los rezos de mi querida Paulina, la joven viuda de virtuosa imagen y, de, aún mejor, culta, adorable e inteligente, conversación aunque nadie le preste atención alguna a lo que cuenta y, especialmente cuando nos lee, desde los peldaños de subida al altar, el salmo 118,67 que habla, al parecer, sobre la gracia de cultivar la castidad. …

Mientras la Paulina, perdón, Doña Paulina, leía sus santidades perversas, me he acordado de esa frase que, en un tiempo muy lejano, dijo alguien muy sabio: La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor. Y yo … en eso estoy.



 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



2 comentarios: