a:hover { text-decoration: underline;

martes, 30 de diciembre de 2014

La esencia vital ... no siempre nos espera


30 diciembre 2014
 
La cola de la lotería tiene, también, su encanto, sus anécdotas y algún misterio. Vicente, ese veterano ingeniero de ccp, de Dragados y Construcciones de toda la vida, me contaba, tras una corta charla sobre el "comovatodo", "paraloquehemosquedado" y el clásico "eranotrostiempos" propio de los que fuimos una efímera manifestación de lo que se fue y ya no somos,  que él juega porque su mujer lo hacía siempre. Al irse, en la puerta del local de la suerte inalcanzable, se me acerca y casi al oído me ha dicho: "Enrique, lo hago por ella, antes de morir , en el Hospital, me dijo que nunca dejará de comprar ese número, nunca ... Ella pensaba que si nos tocaba el premio gordo podríamos conseguir que nuestro hijo volviera de Colombia donde se quedó y se casó con una nativa, tras unas obras que hizo allí en el 99, para su empresa. Decía que aquella bella tierra, lo era, pero era tierra extraña y lejana para un hijo suyo".
 
Vicente, otrora gran y conocido, representante del mundo de la construcción levantina y nacional, quedó viudo en el año dos mil, cuando  apenas le quedaban unos días para jubilarse y, como él decía, poder dedicarse a su querida Elena en cuerpo y alma.
 
La vida, a veces, parece cruel, pero lo que nos recuerda, cuando conoces al Vicente de hoy, es que no siempre es posible controlar su tiempo y por tanto ...  por favor, no perdamos tiempo en otra cosa, vivir su esencia, vivir la vida esencial, no es algo que, siempre, pueda esperar.
 
Enviado desde mi Note 4
 
 

4 comentarios:

  1. Pues si Enrique la vida es una lotería, quien la busca no la encuentra y quien no la busca la encuentra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Toni, pero la lectura que hago de lo que me ha contado Vicente es que, a veces, le dedicamos mucho tiempo a lo que no es esencial, no le dedicamos tiempo a los que nos quieren, a los que queremos y ... a la vida.
      FELIZ 2015, Toni, a ti y a toda esa multitud de admirables seguidores del 100ipico

      Eliminar
  2. Querido amigo Enrique, estas cookis que manejas como si fuesen corderos, se convierten en lobos para mi. Son juguetonas. Me dejan leer pero no escribir en estos recóndidos, según ellas, lugares llamados comentarios. Parece que se serenan un poco y voy a aprovechar para decirte: 1 - Estamos de acuerdo yanoesloqueera, esto esotracosa... 2 - Desearte personalmente

    ¡UN FELIZ AÑO 2015 PLENO DE SALUD, IMAGINACIÓN, CAFELITOS, PASEOS, ARMONÍA Y PAZ JUNTO A TODOS TUS SERES QUERIDOS!

    Un inmenso abrazote, querido amigo Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, maestro Campillo, que así sea para todos, nos lo merecemos y si no llego a tiempo siempre nos queda aprovechar la tecnología punta, podremos mandarnos un guasap aunque sea con un solo dedo.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar