a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 4 de marzo de 2015

La vida es leal?

6C9B1C600
 
04 marzo 2015
 
Josep es un médico a la antigua, de esos que antes llamábamos de cabecera y ahora, como él mismo dice ... "Soy ... antiguo, Enrique ... no me preguntes, mi medicina tenia más que ver con la psicología que con los fármacos ".
 
Pere,  es un Ingeniero de Caminos de esos que construían puertos en los 70 y nos enseñaban que los diques se calculaban en base a la estadística del tiempo, es decir, en base a los oleajes producidos durante los últimos,  15, 25, ó 50, años, por ejemplo. Más tiempo, más dinero, una aparente y estúpida forma de morir de lo mismo … de pobre.
 
Antonia, una feminista arrepentida, soltera, jubilada cómo todos, y exfuncionaria del Banco de España,  dice que el dinero es una trampa,  que solo el negro escapa de la maldad de los estados corruptos y que comparar el éxito con el dinero es un error de la clase media y una forma de vivir de la gente con poder.
 
Pepito, ese hombre que fue portero de finca desde que Noé atracó en algún puerto, tiene, curiosamente y a pesar de su ignorancia universitaria, la sabiduría del que conoce la vida de todos los miles de vecinos que tuvo a  su cuidado, su experiencia y conocimiento sobre los problemas, maldades y secretos inconfesables de la gente de a pie, lo cual es mayor que la de cualquier mortal. Su opinión en la tertulia del Ateneo de esta madrugada de niebla Londinense, trasladada al Mediterráneo, sentados en el banco playero de nuestro Ateneo menor, opinando sobre las causas por las que se debe aspirar a  ser feliz  por encima de cualquier otra causa, se ha hecho con el "premio de opinión" de hoy:
"Ser discreto a la hora de opinar sobre la vida de los demás,  (eso me ha mantenido en el empleo, años y años), tener la suerte de conocer las verdades, las mentiras y las intimidades inconfesables de cada cuál,  me hacen ser capaz de apreciar la virtud de mi propia vida llena de fidelidad, de adorar a mi mujer de toda la vida, de amor a mi sensación de agente familiar, de sinceridad,  de apreciar los valores de una vida en común,  de saber cuales eran mis logros por modestos que parecieran, de no arrepentirme para nada de no haber podido acceder a estudios de nivel cultural mínimo,  de ser un admirador de mi ocupación - mal pagado, claro - pero gran amante de la ocupación laboral plena a la vez que un gran enamorado de mi condición de Padre y ahora abuelo ... eso me ha hecho feliz, muy feliz".
 
Creo que, a veces y en una condición de posición social inadvertible, hoy, no sabemos apreciar la condición de humano o de abocado a ello, de parte de nuestro intelecto sin que para ello haya que pasar por la primaria interpretación de lo que más nos conviene dejar ver, por encima de lo que somos ... quizás sea ése nuestro problema principal y con ello me refiero, especialmente, a los que pintarán o debieran, ya, pensar en hacerlo, con este incierto futuro que se nos presenta como algo distinto y verdadero ... ¿Verdad?
 
Enviado desde mi Note 4

 
Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)
 

 

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario