a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 13 de julio de 2015

Eso que llaman amor ... para siempre



Amor animal ... amor para siempre

13 julio 2015

Llega Julián, ese madrileño de aliño y gran amante de mi querida Teguise, pues allí nos conocimos en el 86 cuando él llevaba unas obras en Matagorda y yo en Costa Teguise. Nos unían las charlas en la taberna de Cesar Manrique en Arrecife de Lanzarote. Decía que llega Julián y me da un abrazo que me cruje ... "Todavía huelo a gasolina, Enrique,  hemos salido a las seis de Parla y aquí estamos ... todo autopista y mi nuevo Toyota ... un lujo de viaje" ... ¿Y Julia? - pregunto yo - "Ah ... ¿no te lo han contado? ... murió en Marzo ... un ictus la tuvo dos días en la UVI y finalmente murió". Me quedé sin habla y al momento fui yo quien se quedó abrazado a él durante unos largos segundos. Nos sentamos, hablamos sobre la vida y la muerte; sobre la verdad y sobre lo imposible; sobre la disciplina del arrepentimiento debido; de la fidelidad; de la lealtad; de lo corta que se hace la vida a cierta edad; de tantas y tantas cosas que a esta edad y experiencia vivida se tiene, que los minutos se convirtieron en más de dos horas de charla ...

Lo más duro, algo cruel y con ganas de ponerse un cuchillo entre los dientes para defenderlo, fue cuando hablamos de ella, de Julia ... a él se le había empezado a terminar su mundo con su muerte ... "Tú has sido viajero cómo yo, Enrique, ahora ... ahora que nos teníamos el uno al otro para siempre, todo el tiempo ... para poder disfrutar de ella, de su compañía, de su belleza, de su eterna entrega para mi y mis hijos y siempre sin rechistar. Nunca tuvo un reproche para nada de lo que yo hice y le hice, era mi amor ... el de mi vida ... la añoro, Enrique, la quiero ahora más que nunca aunque no esté, me estoy acostumbrando a quererla ahora que ya no puedo decírselo  ... me he volcado con mis dos hijas y mis cuatro nietos para hablarles de ella ... de lo que fue, de lo que representa ... de lo que aún es para mi". 

Cuando me siento con amigos como Julián,  me acuerdo de lo que siempre me decía  Ella: "No llores en muerte lo que debieras saber apreciar en vida, hijo" - Nunca supe por qué me lo decía y por qué tan a menudo ... ahora lo sé. 



Enviado desde Note 4





enriquetarragófreixes




4 comentarios:

  1. Todo depende de nosotros
    Antes no lo sabia
    aunque fui my feliz con el hombre de mi vida
    Y ahora bueno estoy hecha una escritore y....

    me ha encantado este texto
    mil besoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de ti, me siento muy halagado, querida Mucha. Amar, siempre amar, en cuerpo y ... en alma.
      Un abrazo mediterráneo

      Eliminar
  2. Hola. qué injusta es la vida cuando nos arrebata a la persona que queremos y tenemos a nuestro lado de un día para otro. Es lo peor porque nunca llegamos a superarlo. Tu Ella te decía una gran verdad con esa frase tan rotunda pero cuando estamos metidos en nuestra vida con sus luces y sombras no nos paramos a pensar en lo afortunados que somos por tener a gente tan maravillosa a nuestro lado... no valoramos ese entorno que nos hace la vida tan feliz... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran problema de y para todos los tiempos, Marta, yo mismo ... en fin ... gracias por tu nota, siempre es agradable sentirse comprendido.

      Eliminar