a:hover { text-decoration: underline;

martes, 12 de abril de 2016

Las prisas por ser mayor ... y el tiempo, el implacable

            
            Imagen del maestro Robert Doisneau 


12 abril 2016

Me hablaban y hablaban, una y otra vez, en la soledad del que necesita contar algo para sentirse útil, unos y otros, de aquellos tiempos en que éramos niños felices porque nada teníamos y en nuestra página de los quereres   solo deseábamos ser mayores ... "como mi abuelo, como mi papá" - decíamos con firmeza y hasta con rabia. Mientras observaba a todos mis compañeros de Ateneo - con sus tazas de café en mano - abrazarse a su ego y al "yo fui ... yo hice ..." salió una voz discordante, la de Arturo, que dijo: "Pues que queréis que os diga, yo ni quise tener quince entonces, ni ahora quisiera volver a ellos  ... yo, de poder escoger, me hubiera quedado en los cuarenta, eternamente" - y yo, sin poderlo evitar se me escapó una serena, aunque sonora, risotada que hizo que todos se quedarán mudos y sus ojos clavados en mi ... y en mi mancha de café en la camisa que la risotada provocó en ella para mi disgusto y para quien vela por mi imagen que me va a matar cuando la descubra - pensé  ... 

¿Y tú de que te ríes, Enrique? - dijo el más hablador de mis veteranos cafetulianos amigos. Quedé sin saber que decir durante unos segundos mientras recomponía mi figura, pero, finalmente, me salió una respuesta que sonó a feliz pues todos aplaudieron aunque sólo lo hicieran con una sonrisa. Les dije: La infancia, la pubertad, los veinte, los cuarenta y hasta los setenta, eso no existe como estado anímico, amigos, lo único que existe es el hoy, el ahora y eso es el fruto de un ayer bien o mal hecho, eso sí, pero en mi caso del ayer solo me queda lo bueno, aquello que me hizo feliz ... lo demás se me olvidó, hoy es donde quiero vivir y en eso estoy, ser feliz no es una cuestión de edad ... es el momento, procurad vivirlo. Al tiempo, el tiempo, le llaman el implacable ... tratadlo bien, es escaso y por aquí no nos dan otra cosa.





16 comentarios:

  1. Ay , Enriqueeee, pero qué grande eres!!!!!!!!!!!!!!!!!! Me encantas!!!
    Yo quiero ser como tú :)
    Besos, amigo, eres admirable :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Celia, el encanto es mutuo.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  2. Muy bien dicho Enrique el ahora es lo que importa para ser feliz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estoy, Tania, apurando el tiempo.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  3. Muy bien dicho Enrique el ahora es lo que importa para ser feliz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estoy, Tania, apurando el tiempo.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  4. ¡Cuánta sabiduría, Enrique! Si todos bebiéramos más de tus palabras y abrazásemos el presente con fuerza para exprimirlo, seríamos más felices y perderíamos menos el tiempo lamiéndo nuestras heridas. Mucho de eso hace falta allá por donde miro, te lo prometo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Holden ... esa forma de pensar de magnifica.
      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  5. No recuerdo quien era quien decía que no había que malgastar el tiempo ya que es el material de que está hecha la vida... Y asi es. Y sin embargo tenemos prisa por crecer, prisa por llegar, prisa por ser... conlo fácil y agradable que es sencillamente ser...
    Besos grandes, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sencillamente ser, bonito resumen, Eme ... casi me lo pierdo.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. me gusta tanto lo que pensas
    como sos
    y lo lindo que escribís asi de facil
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa mujer, preciosa poetisa ... tú si lo eres, tú si maravillas con tus letras.
      Un abrazo muy fuerte amiga Mucha

      Eliminar
  7. me gusta tanto lo que pensas
    como sos
    y lo lindo que escribís asi de facil
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa mujer, preciosa poetisa ... tú si lo eres, tú si maravillas con tus letras.
      Un abrazo muy fuerte amiga Mucha

      Eliminar
  8. Y la distancia no son las millas
    La distancia es el espacio entre las almas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bello "reproche" a la distancia, querida Mucha.
      Un abrazo.

      Eliminar