a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 26 de junio de 2015

Vida ... para contarla

iMAGEN: Copyright: © Design Pics Inc / Alamy

26 junio 2015

"Y una mañana en verano cogí mi caballo y me fui a pasear ..." - Así de feliz, contento y cantando, aparecía nuestro amigo Antoine esta madrugada en los cafés del Ateneo. Nos da un abrazo de esos que solo se dan de madrugada y nos dice:  "Je suis très heureux, je devais une nuit inoubliable" ...

Vaya, Antoine, has "pillao" ... ¿Verdad? - Le dice Pepe - ... y Antoine, que lleva cara de no haber dormido en tres días le contesta ... "Je suis une machine à sexe, je ne pensais jamais que je pourrais faire tellement de fois mon âge" ... y al momento todos los jóvenes  vejetes que lo miraban con cara del que ve a un bicho, dejaron de lado su irracional envidia y pasan a la posición  de  ... "Cuenta, cuenta y con detalle

- Un asco, lo que pasó a continuación es mejor no contarlo, por muy gracioso y algo machista o feminista, según se quiera ver, que resultara, pero descubrí que cuando se trata de contar querencias, gestas y otras orgías imposibles, no sólo dan vida a quien las cuenta, no, como en los discursos de los politicos de aliño, también da vida a quien las oye y se las cree.

El fondo de este contenido que, pareciendo absurdo o inútil para la causa de los desvalidos por el simple y rápido,  paso del tiempo, cual es el objetivo de esta humilde página el darle luz,  sea interpretada cómo algo necesario para quien sufre o disfruta de su paso, como modo de interpretar las gestas según la óptica de la edad de quien las cuenta, que casi lo justifica todo a cambio de no rendirse nunca. Aún hoy y especialmente hoy, hay muchos que ignoran que los viejos y los que no lo son tanto, todos ellos, un día también tuvieron dieciocho años ... ¿Verdad, amigos? ... id con cuidado, amigos de toda edad, recordad que la edad es solo una inevitable consecuencia, nunca un estado definitivo.





2 comentarios: