miércoles, 21 de octubre de 2020

Charlito y su Mari … amor tardío


Pintura de Fabián Pérez 

21 octubre 2020
.
Charlito es uno de eso enormes artistas que dibuja, pinta y esculpe como nadie, solo que ahora nadie lo sabe. Vendió su casa y ahora vive en una caravana que aparca en la Playa. Su error y su debacle artística, social y económica, fue olvidarse de que ella existía.  Ella lo dejó un mal día de Reyes de hace ya diez años por sentirse ignorada, ninguneada y nulamente valorada por él. Nunca más la ha  vuelto a ver. Sin hijos, sin casa y sin dinero, vive de hacer caricaturas en Ferias, en parques públicos y en los bares donde frecuenta y deja ver su frustración. Hoy le he visto, hoy no contaba chistes, ni hacia dibujos. Sentado en la barra del Ateneo, tenia ante sí una triste botella de Veterano junto a un triste y rebosante chupito que parecía abandonado a la suerte de cualquier puta en busca de consuelo. Tenía lágrimas en los ojos y cara de no haber dormido en tres días.  A Charlito le contaron ayer que su Mari había muerto en una Residencia para ancianos del Pais Vasco. Murió de una larga enfermedad y sus últimas palabras fueron para él: “Decidle a Charlito que siempre le quise“. Ella se lo contó al hijo de un compañero de Residencia que prometió llevarle el mensaje a su querido Charlie. El portador del mensaje llevaba una nota manuscrita de ella con un lacónico contenido: “Charlie, mi pecado fue quererte y mi castigo seguirte queriendo siempre“. La respuesta de Charlito fue … “Es curioso, nunca supe hasta hoy, que la quise … y la quiero, tanto“.

Lo más emocionante del gesto de hoy de ese pobre hombre sucedió cuando tras contarme toda la historia, la suya y la de su Mari, me miró y tras unos segundos de duda, se acercó y se abrazó a mi cómo si quisiera aferrarse a una vida que ya no existía para él y que, con ello, me hizo sentir todo su dolor, envueltos ambos en un silencioso lloro implorando castigo o final.

Mientras escribía esta apología al amor incomprendido, uno de mis más “fieles seguidores” me ha dicho a pie de barra: “Enrique, siento que te gusta contar estas historias” … es cierto, aunque demasiadas veces lo hago para confirmar lo estúpido que se puede ser o que somos, cuando se trata de valorar los verdaderos y más cercanos sentimientos, especialmente sobre esos que fluyen de eso tan sorprendente que algunos aún llamamos amor verdadero.
 .

martes, 20 de octubre de 2020

Sin preguntas, sin respuestas

 Publicado el por 

Playa San Juan – Alicante

20 octubre 2020

-A eso de las ocho, me asomé a la ventana de mi habitación, la que da al paseo y me dio cierta pena, nostalgia o no sé qué, ver que no había nadie; ni siquiera el viejo que jugaba él solo a los bolos antes de la pandemia y que desde marzo nunca he vuelto a ver; ni a la señorita Josi con su precioso peluche, (el que siempre se acababa meando en mi pantalón); ni a ese otro abuelo que se sentaba en el primer banco, junto su nieta a las ocho y media, cruasán en mano y yogur, (antes de llevarla al colegio bien desayunada), mientras él le andaba silbando canciones de la tele; ni al ruidoso camión de “San Miguel” aparcado junto al bar de la esquina que ya cerró el mes pasado; ni a la boticaria de contrato parcial llegando tarde a eso de las ocho y diez, pues ya la echaron hace dos meses.

-Me di cuenta que el mundo cambió, que nada parece igual y que para que vuelva a serlo no existe en boca de nadie fecha en el calendario que lo aliente y/o pueda adivinar.

-“Yo estuve tres años en guerra y nunca me quejé por perder tres años de mi juventud en una estúpida y sangrienta guerra. Vosotros no sabéis los que es sufrir” – diría mi Santo Padre Agustín y con razón.

-Asumo, por fin, que lo más importante es vivir, saber que te quieren y que aún eres capaz de querer y mucho, a todos los que te quieren e, incluso, a algunos que ni lo saben y con esa sensación me retiro de mi ventana y me voy a mi rincón del silencio donde suelo leer e imaginar cualquier irrealidad cuando cierro los ojos.

-Llegó mi niña y con Ella su inevitable pregunta: ¿Enrique, estás bien?

-Claro, estando contigo siempre – contesté.

-Y le recité a esa linda chica de mi amor eterno, la estrofa final del poema del maestro Benedetti, “Bienvenida”, la cual resume toda la inmensa y potente, luz de su mensaje en dos líneas.

“Sé que voy a quererte sin preguntas
sé que vas a quererme sin respuestas”

Mario Benedetti

 

http://es.gravatar.com/etfreixes

lunes, 19 de octubre de 2020

Cáncer de mama, el Tik-Tok, esa olvidada vida loca y el encanto de Camus

 Publicado el por 

-Empiezo el día recordando que hoy es el día del cáncer de mama, donde hay, cada año, más de treinta mil mujeres diagnosticadas con ese maldito mal, en España, con lo cual me quedo perplejo intentando averiguar que hace nuestro tan cacareado Estado Social para combatirlo.

Es necesario señalar que un 30% de aquellas pacientes que recibió un diagnóstico temprano tendrá una recaída con metástasis y que, según el informe de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) “Las cifras del cáncer 2019”, el tumor de mama continúa siendo la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres en España con casi 6.500 fallecimientos cada año. La tasa de mortalidad por cada 100.000 habitantes en nuestro país es de 22.7. ()

- Una buena amiga, que ya lleva cuatro años con el mal de males en su pecho, me anima ella a mi mandándome un Tik-Tok que me ha llevado a la primera sonrisa del día. Gracias Sonia.


-Pero algo nuevo sucedió - o no tanto, pues a todo se acostumbra uno - cuando otro de esos ángeles que anda por mi zona virtual me ha dicho, esta madrugada, que anoche vio un programa de TV5, (claro), en la que se dio cuenta que el mundo joven de hoy tiene inyectado en los genes un sentido nuevo sobre la fidelidad de pareja que hace deseable que, por el bien de las generaciones futuras, sean estériles.


-No obstante, lo mejor del día ha venido de la mano de uno de mis mejores amigos del ayer. Un wasap con un enlace y una nota: ¿Te acuerdas?


-Sigamos, un día más acaba de comenzar y yo lo hago mientras me enredo a reflexionar sobre una de las frases que nos regaló Camus: "El encanto es la manera de conseguir la respuesta “sí” sin haber realizado una pregunta clara".

http://es.gravatar.com/etfreixes

sábado, 17 de octubre de 2020

El espacio que queda entre el cielo y la nada o entre la progresía y la descomposición del uranio.

 Publicado el por 

29249606_10212601594049583_7450642169674596352_n
Fotografía de Robert Doisneau – Nantes – 1958

17 octubre 2020

– El espacio que queda entre el cielo y la profundidad de la simbólica mina donde discurre la vida de algunos que no conocen otra cosa, es verdaderamente inmenso.

– Unos viven de PM y otros no. Fácil disección de los grupos de convivencia humana. ¿No hay otra cosa? Eso es maniqueísmo, diría algún amigo de esos que visten con ropa echa una mierda pero que vale un huevo, habitualmente de color negro, “sesentonazos” de buen ver, y que salen con las amigas de las hijas de los amigos. Son, la mayoría, “oficinatas jubilados y en la retaguardia, buscando su oportunidad”.

– ¿Como?

– Si, si, son divorciados, viudos, separados y todo eso, pero esos saben del cambio productivo, de familias desestructuradas y del Perito Moreno, lo cual, nosotros, (los de Misa diaria, los del trabajo a casa, los amantes de la Pasión y de la Pedroche, claro,) no, nosotros no tenemos NPI de todo eso. La gente ama a todo aquél que, convincentemente, se muestra como un progre, que habla como un progre y que vive como un progre, aunque no tenga NPI de lo que habla o piensa.

-Enrique: ¿Estás bien? ¿Desde cuándo tú has ido siempre del trabajo a casa y de casa al trabajo?

-No, es que razonaba inútilmente sobre la descomposición del uranio a 500 grados bajo cero, y me di cuenta que nunca vives despierto si siempre estás soñando en encontrar el sentido de la vida, aún y no teniendo edad para ello.

-¿Qué?

-Eso

N: De mis viejas notas en RS