a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 23 de noviembre de 2017

Pausa espacial



23 noviembre 2017


Un pequeño descanso, las obligaciones suelen matar ...  a las devociones.



.
 .


En todos los sentidos, querer da mucho poder ... y vida


Fotografía de Philippe Halsman -  surrealismo


23 noviembre 2017

Miras a tu alrededor y te parece que estás en medio de una gran nube de chicle en la que moverse es una cosa enganchosa. Las piernas, esas piernas de futbolista de los 60 se han quedado en dos rabillos de rosa decadente. Los brazos dicen que no hay más altura que la de los hombros y que lo demás pues que lo hagan otros. La tos, ay la tos de mis pasiones, cuanto trabajo me da.

Pero algo es mas fuerte que todos esos pesos insalvables, vamos, vamos, ya pronto llegaránn los enanos y eso … eso y muchas cosas más, es la vida, la que te quede o la que quieras que te quede ... o te dejen.

Querer, en todos los sentidos, da mucho poder y mucha vida, y yo aunque no pueda suspirar por no toser más de la cuenta, podré y querré mucho.

Feliz día a todos, ah, a ti, sí, a tí: no se te olvide decirle que le o la, quieres, a veces ayuda a ser feliz y a repartirla.


.
 .


miércoles, 22 de noviembre de 2017

A todos esos anónimos héroes que siguen luchando a pesar de todo

22 noviembre 2017:  

No siempre es fácil de explicar lo que se siente cuando te pasan cosas que, aunque sabes que te pueden pasar, no siempre puedes controlar. Esas cosas, cuando pasan y son buenas, y además pasan todas en el mismo día, entonces, justo entonces, es cuando dices que has tenido un día feliz.

Éste quisiera ser un post para todos aquellos padres de hoy, que cuidan de no perder ni su trabajo ni su vida familiar, que luchan contra los tiempos que les ha tocado vivir y contra las desdichas de la labor cada vez más precaria, mas infeliz y más insegura con la que se encuentran en cada esquina de su agenda diaria. 

Por todos ellos, por esos héroes, por mis héroes, que no dejan de luchar ni por lo suyo ni por los suyos, esos que son el cimiento de la nueva sociedad que tendrá que llegar más pura y mas digna que la que sufren. 

Por esos que no desmayan ni nada piden a cambio, solo luchan y siguen haciéndolo como beduino en el desierto, tragando la arena de los tiempos que corren. 

Por todos ellos, para que no decaigan en su lucha a muerte con la vida, con su vida y la de todo lo suyo, la que ahora les mortifica y que el tiempo, sin duda, les pondrá en sus laureles la ciencia del amor infuso que ahora les mueve. 

Por ellos, por todos esos valientes héroes que hacen lo indecible por sus enanos y por todo lo que les rodea. 

Brindemos, con esa copa de las esencias virtuales de la vida y del amor, por todos aquellos jóvenes padres que no renuncian a serlo y que han decidido llevar su responsabilidad hasta lo más sublime de su existencia, convirtiéndolo en un hito irrenunciable. 

Va por ellos, por todos ellos, por los muchos que conozco y por los que no, va por todos esos jóvenes héroes:


.




.
 .


martes, 21 de noviembre de 2017

Médicos, mis médicos, sencillamente admirables




21 noviembre 2017

Mi madre me miraba con cara de “te voy a matar”. Yo no entendía por qué me gritaban, todos corrían de un lado para otro, ¿pero cómo es posible?, ¿de dónde habrá salido este niño? Delante de mí, una enorme cortina floreada, meada desde la altura de mi cosa hasta el suelo y el mosaico inundado de orín hasta un metro a la redonda a mi alrededor. Estaba en la sala de espera del doctor Riera, el médico de familia, de mi familia, era el año 1955 y yo llevaba una hora inflando mi vejiga y sin podérselo contar a nadie. ¡¡ Aquí no se puede ir al baño !!, sabía la respuesta y así acabó la fiesta.

Hoy puedo mingitar, (expresión progre del mear más castizo), donde quiera y no lo hago, pero nunca entendí ese falso pudor de la época que te impedía hacer pis, o pos, que no fuera en casa. Por eso después, hasta los 20, supongo que en represalia, me encantaba mearme en las esquinas. La más famosa la que hice en la papelera de la clase de Estabilidad de tercero, en el 69, sin que Gandullo, el profe, se enterara. Fue la última.

Hoy he estado en el Hospital de San Juan, ante el resultado sobre alguna solución a uno de mis males y me he acordado mucho de la sala de espera del 55, solo que el baño de hoy es libremente accesible a personas y niños de toda edad y a nadie le preocupa que los viejos salgan con la bragueta abierta o sin cerrar, entre otras indiferencias.


Ya queda menos para que pueda seguir durmiendo igual que ahora, o quizás no, quién sabe, igual me lo arreglan aún más. Mi neumóloga, Elia de Nombre, como aquél Elia Kazan que fue un director de cine y escritor estadounidense de origen griego - Su nombre griego era Elias Kazanjoglou - pero no puedo ser más optimista, me han tratado siempre a cuerpo de rey y yo seguiré nadando por los ríos envenenados de la vida, locos por instalarse en alguna parte de mis embriones o de mis bofes.


Sanidad Pública ejemplar, eso es lo que acabo de oír de la nueva feliz ministra ... ¿Pues sabéis qué? pues que es cierto y muy a pesar de ellos, de los ministros de turno, pues es admirable la voluntad de algunos médicos - como los que a mi me tocan - en seguir haciendo medicina a pesar de la Administración que los gobierna. Sencillamente admirable.




.
 .