a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 11 de enero de 2017

Asesinando a los viejos en un mes de Enero ... ¿Qué será en Diciembre?


La imagen, deseada, es solo eso, un deseo de gente del ayer

(Lovers at the Chameleon Club, Paris 1932 by Francine Prose)


11 enero 2017

La madrugada nació tensa, con discursos ácidos y gente malhumorada por el anuncio de la Ministra Dolors, (de los Dolores),  de hacerle pagar a los viejos la medicación, pues este anunciado país del bienestar no lo puede soportar. Pedro, el exalcalde de un bello pueblo de La Marina, accidentalmente elegido en su época gloriosa, a pesar de ser independiente, por el empate de votos entre los de la gaviota y los de la rosa, se mostraba dispuesto a dar su conferencia no prevista hasta el viernes noche, pero que adelantó a los fieles madrugadores de la confesión de las ocho menos cuarto de la madrugada, (para ir quitando el frío),  y los de la barretxa, (anis del Mono con Vino Moscatel), también tempranero argumento agitador de lenguas voraces y ánimos decaídos. Empezó suave e "in crescendo" ... solo haré un resumen de las "perlas acusatorias" que ha soltado y que aún recuerdo dada su intensidad oratoria:

- O sea, no hay dinero para los jubilados, ni para sus medicinas, pero este país tiene más políticos que bomberos, policías y médicos, todos juntos. 
- Dejan de pagar a proveedores y a las farmacias pero ellos, (los políticos), siguen cobrando cada mes.
- A nosotros se nos debe el servicio por el que cotizamos toda nuestra vida laboral y que fue larga en el tiempo y de extensas jornadas de 55 horas a la semana y, ah, por eso o de eso, no morimos como parece que ahora todo sindicalista renovador olvida al proponer jornadas de 35 horas a la semana como si fuéramos un País rico, aunque escasamente productivo.
- Dicen que lo nuestro fue un pacto generacional, que con nuestras cotizaciones se pagaron las pensiones y la seguridad social de nuestros padres y de nuestros abuelos ... qué bien, eso fue de Justicia, claro, pero nosotros hicimos el gesto y el Estado nos lo debe. No sean caraduras, ustedes políticos del hoy, no abandonen nuestros derechos y abusen de nuestra debilidad, no, son ustedes unos asesinos de la moral con sus constantes, conocidas y generalizadas corrupciones chupando y desangrando la caja del dinero de todos y ahora resulta que como no devuelve nadie el dinero robado van y se lo quitan a los viejos ... esos es, sí, ahora mandamos al horror de la precariedad a esos viejos que nos han servido bien y que ahora ya no son nadie. 
- Han conseguido ustedes, miserables políticos de la nada,  que las Empresas paguen más y valoren más,  a los empleados por su capacidad de saber como corromper a funcionarios y políticas de su entorno, más que a ser valorados por su capacidad productiva. Por ello solo, ya son ustedes unos miserables mis abominables políticos del sistema político en el que ustedes nos han encarcelado.
- Son ustedes unos asesinos del sistema, han enseñado a nuestro jóvenes el camino del amiguismo, del enchufismo y el del pelotazo connivente con el corrompedor y colaborador necesario para conseguir llenar su bolsillo a costa del erario público, la caja fuerte de todos nosotros. 
- Son ustedes unos sinvergüenzas y ruego a Dios, (si existe), que me perdone por lanzarles el calificativo cruel de asesinos, en el más extenso, también, sentido de la palabra. Sí, lo son porque muchos viejos que fueron cotizantes a la Seguridad Social durante más de cuarenta años, se ven ahora precaricados y obligados, dada su olvidada precariedad económica, a no consumir sus medicamentos más obligatorios, pero que no corresponden a efectos inmediatos, como los anticolesterólicos, los depresivos, los antiprostatíticos, los que afectan a las EPOC, los ortopédicos preventivos, los antialérgicos, los antiácidos, los preventivos de cualquier enfermedad aparente ... etc ... y es que no, nuestros viejos no se lo toman, tienen miedo a morir en la miseria y no se los toman ... los están ustedes asesinando. ¿Lo entienden ustedes? ¿Entienden ustedes señores politicos de la mierda politica y ejecutores decadentes de un mundo social perverso, de lo que están ustedes haciendo con nuestros viejos?

Al final de su discurso, el de Pedro, hubo un silencio atronador, como si todos se quedaran con ganas de más, pero a los pocos segundos, empezando, (increiblemente),  por mi mismo, nos fuimos todos levantando ... aplaudiendo, casi llorando, con la seguridad , eso sí, de que nuestra repulsa a los políticos de hoy, (y a la sociedad joven en general), y nuestra voluntad de mostrar nuestra inconformidad, se quedaba ahí, en nuestro Ateneo, en nuestras tertulias de madrugada ... y en el olvido en el que viven, vivimos, todos los viejos del sistema. Todo ello sin que podamos olvidarnos de la pregunta que siempre nos hacemos ante actos y/o manifestaciones como la de esta madrugada: "¿Será que querrán que estemos muertos para dejar de ser una carga para ellos?"



Enviado desde S6+Edge


2 comentarios:

  1. Es curioso, pero nunca se meten con los poderosos... Siempre van a por los mismos... Es curioso...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tremendamente curioso y ya, desgraciadamente, poco sorprendente.
      Feliz noche, amigo Oldefonso.

      Eliminar