a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 26 de agosto de 2016

Una vida despreocupada



26 agosto 2016

Cuando cumples los 18 tienes la impresión de que eres mayor, ya. Luego, con suerte, cumples los 30 y empiezas a sentirte incómodo con las praxis juveniles.  Más tarde, con una suerte inequívoca, cumples los 40, y te das cuenta de que todo aquello que te prometiste cumplir a esa edad cuasi lo has conseguido ... vamos, quiero decir que te sientes, ya, un viejo incipiente. Ya ni os cuento lo que sientes cuando cumples los 50 ... eres un ser despreciable y despreciado por el Mundo Empresarial cuando lo cierto es que los que mandan en ese Mundo son solo viejos de la más rancia y hasta despreciable casta del poder de siempre ... curioso ¿Verdad?, sí, resulta que los que echan a la vía muerta a los viejos obreros y empleados, son unos viejos, obsoletos y recalcitrantes becerros del poder económico. 

Bueno, pues con todo ese desolado panorama que se nos viene encima, donde los llamados viejos se han convertido en amantes de su estado inactivo, algunos, y desesperados por su inexplicable inocupabilidad, otros, esta Sociedad sigue incrementando el denominado como peligroso fasto social para atender las Pensiones a jubilados que lo son por sus "cojones", (por los del poder fáctico a la hora de empeñarse en mandar a casa a todos los de la experiencia), mientras para nada les preocupa el impresionante gasto que la Estructura del Estado gasta en amamantar a la Casta Política y a la Empresarial. 

Pero mientras tanto ... cuando llegas a los sesenta y tantos y descubres que ... hey, el idealismo, la productividad, la lealtad, el compañerismo, la libertad, la amistad, la eficacia y hasta el futuro, se reduce a tu entorno más cercano y aunque no sea muy plausible, entonces debes decir ... "y gracias". 

Vivir, afortunada o desgraciadamente, es un valor que sólo aprendes cuando más lejos queda su comienzo ...  qué cruel ¿Verdad? ... pues no pierdas tiempo, haz como los chicos de hoy ... CARPE DIEM ... el futuro no importa, vive el hoy, mañana algún dios o tus ancestros, ya proveerán.




Enviado desde S6+Edge




enriquetarragófreixes




2 comentarios:

  1. Unas sabias palabras. Hace tiempo que comprendí también que todo se reduce al entorno más cercano. Aunque cuanto más pasan los años lo que se va reduciendo es el tamaño de dicho entorno.
    Un abrazo Enrique.

    ResponderEliminar