lunes, 11 de octubre de 2010

Ella no lo sabía, pero lo quería y lo quiso siempre



11 octubre 2010

Ella lo miraba y no sabía muy bien por qué estaba con él. Cuarenta y cuatro años juntos y a ella le parecía que aquél hombre aportaba muy poco a su intelectualidad, a sus pretensiones y a su alma. Somos tan diferentes, se decía. Una vez a él le dio un bajón de esos de tirarse por el balcón, se moría de éxito, pero su salud le abandonaba y ella estuvo ahí, jugándose su vida y su futuro para sofocar su fuego. Nunca lo dejó, aunque ella siempre supo que ese hombre no era nada para ella, no estaba a su altura ni él lo estaba  a la de sus exigencias.

Barrigón, enfermo, tozudo, gordo, torpe, muy gordo y sobretodo un enorme egoísta, solo le importaba lo suyo o eso creía. Pero un buen día, mientras dormía, se lo estuvo mirando toda la noche, y aún no ha dejado de hacerlo, había tenido un sueño mortal y eso, amor mío, eso es lo peor que te pudo pasar para saber que siempre me has querido.

12 octubre-1966-2010

Gracias por tenerme ahí.


 
.
 .


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/