a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 19 de noviembre de 2012

No era amor, ni cariño, ni ganas de amar


Santiago_Sierra_renuncia_nacional_artes_plasticas_premio_utiliza_beneficio_Estado (1)

Santiago_Sierra_renuncia_nacional_artes_plásticas_premio_utiliza_beneficio_Estado

19 noviembre 2012

Mi amigo Conesa me manda un cuento que no si será muy oportuno, pero, como dicen en “Sálvame de Luxe”, es que así es el mundo de “la actualidad y la noticia”:
Después de 25 años de casados, una pareja en la noche estaba acostada en la cama, cuando la esposa sintió a su marido acariciarle de una manera que no lo había hecho desde hace bastante tiempo.
Sus caricias eran muy sensuales, empezando por la nuca hasta llegar a su espalda. Después acaricio sus hombros, bajando lentamente hacia sus senos y parando justo después de su ombligo. Después puso su mano en el interior de su brazo izquierdo, acariciando el lado de su seno, bajando por su costado, sobre la nalga hasta llegar a la pantorrilla. Siguió hacia arriba, por el interior de su pierna parándose en la ingle.
Repitió, las mismas caricias en el lado derecho y de repente se paró, se dio la vuelta y se puso a ver la televisión.
La esposa, que estaba ya muy excitada, le preguntó con una voz muy dulce: "Lo que estabas haciendo estaba maravilloso. ¿Por qué has  parado?
Y el le respondió: "porque ya encontré el mando".

Bromas aparte ……………….. vale, si, feliz noche, no eras tú.





enriquetarragófreixes



4 comentarios:

  1. Jo, pobre mujer :) Está claro que los mandos a distancia tienen su controversia.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una terrible complicación que puede confundir a cualquiera, ya ves, ML.

      Eliminar
  2. LO MATOOOOO!!!! De esa noche no pasa!!! jajajaja Muy bueno Enrique...Ten un lindo jueves.

    ResponderEliminar