viernes, 18 de enero de 2013

Undressing my soul–(Desnudando mi alma)


alemania_f201301173020_grande

Activistas sostienen una pancarta mientras protestan desnudos junto a la puerta de Brandemburgo en Berlín (Alemania), en contra de la presentación de prendas confeccionadas con pieles de animales durante la Semana de la Moda de Berlín.


18 enero 2013


Así de golpe y sin avisar ¿a que da miedo? – Ver una imagen así por la mañana, temprano, en ayunas y sin que nadie te coja de la mano, la verdad es que hay que tener mucho valor para hacerlo. Pues nada, no debemos asustarnos, solo es una forma de protestar muy del siglo XXI. Los bomberos, los falleros, los policías y  hasta las mamás de niños con problemas genéticos, se desnudan para hacer calendarios o manifestaciones como mejor forma de llamar la atención. Yo, en un alarde de manifestarme como soy, me he ido a la playa y me he desnudado los pies y con ello he conseguido llamar la atención de unas felices y bondadosos teutones que andaban tomando el sol resecando, aún más, su muy curtida y veterana piel. ¿Is it cold?, me dice el teutón macho. Tras una conversación amparada en gestos, con mi culto inglés de internet, les he invitado a hacer lo mismo y se lo han pasado a lo grande. Ellos se han ido a caminar por la orilla y yo me he quedado sentado en la arena, mirando el batir de las olas sobre mis pies, mientras desnudaba mi alma, expulsaba mis infiernos y robustecía mis dichas. Cuando han vuelto, los teutones, me han preguntado si estaba bien y al preguntarme, mas o menos extrañados, de que hacía yo ahí, les he dicho algo que si se decir muy bien en ese martirizante idioma que maneja medio mundo menos yo: “Undressing my soul” – Se han mirado con cara de complicidad y me han soltado un Bye como el que se le hace a alguien que tiene el juicio perdido, pero el caso es que me he puesto a sonreír ante su extrañeza y su perplejidad.

Cosas de la desnudez, amigos,  pero quizás sea cierto que, como dicen los mas cercanos,  ando ya contagiado de las loquerías del de La Mancha y su escudero, tanto que ni se me nota, ni tan poco.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/