a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 6 de marzo de 2013

NiNis en el café


DSC01317 (Large)

06 marzo 2013


Te encuentras con Pepe, (jubilado pero sindicalista hasta la muerte), y su Anís del Mono y nos ponemos a hablar de que en nuestra juventud todo era distinto. “Si, Enrique, teníamos que trabajar de sol a sol y no había tiempo para tonterías, ni para juegos estúpidos con los niños, ni dinero para comprarles esas maquinitas, ni los dichosos telefonitos. Ahora le quitas un móvil al chaval o a la niña y te puede dar dos hostias. ¿Tú ves ese programa de la TV del Hermano Mayor? – Anoche le pregunté a mi niña donde iba y me dijo que a mi que conyo me importaba. Estoy por llamar al programa. Fíjate, el mayor con 21 y la pequeña con 17 ya pasan de mi y de su madre aún más, claro que viven con ella y eso es mucho peor. No puedo con ellos, solo me vienen a ver para pedirme dinero porque me dicen que la cerda de su madre no les da ni para tabaco” ……………………………. 

El exsindicalista ha estado mas de media hora hablándome sin parar, no ha llorado porque la Loli nos preguntaba cada cinco minutos si nos pasaba algo y cuando ya se ha ido, se me ha acercado Doña Leonor y me ha dicho: “Este no tiene hijos, son dos monstruos lo que tiene, pero la culpa es de él, no les ha hecho caso nunca, ni a ellos, ni a su mujer, que la dejó cuando el mayor tenía 9 años y la otra era casi un bebé. La culpa es de él …….., no todos los chavales son iguales. Mis nietos no son así ………………….

Hay días que preferiría no tomar mi madrugador café. Siempre me acabo preguntando si todos somos capaces de saber ver la paja en el ojo propio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario