a:hover { text-decoration: underline;

martes, 30 de abril de 2013

Antes, jamás tomaba café


img_607003_24432529_1

30 abril 2013


Oído y leído, esta mañana en la mesa de un romántico café, muy, muy cerca de mi interior:
“Enrique, hay días en que te sientes recompensado por ese extraño sentimiento que consigue el enaltecimiento del ego. Das una charla y notas que hay feedback,  que hablas a alguien y ves que te escucha y que, mucho más importante, alguien te manda una nota y consigue que los ojos se asemejan a esas bolitas de cristal brillante que usábamos en nuestra infancia para jugar al “guá”. Una simpática amiga y gran profesional de la venta, anónima en este caso, dice y escribe, cosas así ……………”
Echo mucho de menos tus comentarios, muchas veces eran los que me hacían ladear los labios hacia arriba con una sonrisa involuntaria, que, al darme cuenta, agradecía sobremanera. También echo de menos tus cafés virtuales, a los que de forma involuntaria también me he aficionado, alguna veces olía tus cafés y de forma psicosomática tomaba alguno (no me pasaba con la comida -lo siento- aunque siempre tiene muy buena pinta y siempre está acompañada de agradable compañía, me llamaban más los cafés...)
Algún día me tienes que explicar lo de las misas... porque creo que las haces en Pubs o discotecas y mucho me temo que la iglesia no está muy por la labor de celebrar homilías en tan distinguidos lugares.
Lo dicho, que te echo de menos, que me alegro que te hayas puesto en contacto conmigo para contarme de tu marcha, me alegro que aún des guerra y que la des muchos años más.
Un abrazo y dale duro, XXXXXXX! Te voy siguiendo, porque aunque no estés en el Facebook, cada vez que tomo un café pienso en ti y sonrío (y me rio de mi misma porque antes jamás tomaba café). Todo dicho.
Saluda a Cohonesto de mi parte, debe estar tremendo en primavera!

Un tratamiento a base de comprimidos y cápsulas no tiene mejor, ni mayor, efecto. Nada como el calor humano y un café en buena compañía.



 Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)
 

.

4 comentarios:

  1. Los cafelitos de Enrique..es cierto que , en ocasiones y si la alergia no lo impide, se puede aspirar su aroma ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Psssss, que el receptor es, también, anónimo, Candela.
      Feliz acueducto

      Eliminar
  2. Veo que no soy el único que te echa en falta......

    ResponderEliminar