a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 13 de junio de 2013

Compulsión y las Redes Sociales

coherencia

13 junio 2013

Al final de la clase de ayer, me quedé para la siguiente que daba la psicóloga del grupo y porque el tema que le tocaba era. “Como manejar  las redes sociales sin morir o matar, en el intento”. Un numeroso grupo de curiosos forzó que la mitad de los asistentes acabaran de pié, en los dos pasillos laterales por lo que tuve que abusar de mi condición y mostré con poca displicencia mi querido y ya algo gastado, gayato. Para ahorrar espacio y tiempo, reproduzco, casi literalmente y sin comentarios, una de las conversaciones entre profesora (P)  y alumna (A), que me ha resultado clarividente y práctica:
  • P: ¿Cuantos amigos tienes en tu Facebook?
  • A: 138
  • P: ¿Cuantas horas le dedicas a esa Red?
  • A: Dando saltos, pero unas cuatro o cinco horas diarias
  • P: ¿Cuantas entradas produces a diario?
  • A: Unas 50 ó más
  • P: ¿Enlaces, imágenes o pensamientos propios?
  • A: 9 ó 10 vídeos musicales, unos 25 enlaces de otras entradas amigas y unos 15  pensamientos propios con imagen que me han mandado del Guasap o por correo-e
  • P: ¿Sabes que leer todo eso que mandas, para una persona con capacidad de comprensión de tipo medio, puede suponer unos 40 minutos?
  • A: No sé, puede ser
  • P: Suponiendo que solo una quinta parte de tus amigos, (dos de cada diez),  se muestren activos y con tu misma capacidad de producción a la hora de escribir en el Facebook,  leer lo que aportan a la Red Social, cuyos contenidos comparten contigo, te costaría unas 19 horas ¿Tenías idea de ello?
  • A: No, claro, no lo había pensado
  • P: ¿Entonces por qué escribes tanto? – ¿No te das cuenta que si escribes con esa promiscuidad nadie te leerá y, al revés,  si tú intentas leer todo lo que escriben ellos, puede que sufras la ansiedad del que no llega a ninguna parte?
  • A: No, no lo había pensado
  • P: No te preocupes, tu actitud no es extraña, la mayoría de los que abundan en las Redes Sociales, hacen lo que tú.
  • P: Veréis, para intentar dar una solución al asunto, empezaré por identificar a los activos y compulsivos actores de las Redes Sociales. Distinguiremos a dos especies patológicas dentro de este grupo de usuarios:

    • 1) El que escribe de modo compulsivo, si,  tiene un problema, una patología inconcreta le afecta. Necesita que alguien le escuche y, habitualmente, no le importa tanto que le contesten aunque, a veces, él si lo haga, pero siempre en segundo lugar. La soledad, la desafección y otros muchos factores que alteran y transforman el pensamiento humano, pueden tener la culpa.
    • 2) En otros casos hay un soberbio patológico y recalcitrante que  no es otro que el que se siente poseído de su propio ego. Le encanta dejarse ver, sentirse admirado y, desde luego, tampoco tiene nada que escuchar. Tan solo le gusta ser recibido con flores y halagos de todo tipo. Habitualmente no contesta a nadie.
  • P: Si le queréis dedicar unas cuatro ó cinco horas a una Red Social, no es nada malo, claro que no, pero no produzcáis mas de tres o cuatro entradas diarias, procurando que sean de calidad. Luego leed todo lo que escriban los demás, participad en sus foros y recomendadles, en privado, que reduzcan su capacidad de producción a quien veáis que está como está vuestra compañera ahora,  ese es mi consejo. Vais a estar ocupados el mismo tiempo, pero veréis que es mucho mas divertido, tanto para vosotros como para vuestros supuestos amigos virtuales.






No hay comentarios:

Publicar un comentario