a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 6 de julio de 2013

El sexo y la razón: ¿Cóncavo o convexo?

FotoCD03
Dudaba sobre su oportunidad pero, si, cabe aquí esta imagen

06 julio 2013 - 2009

No creo descubrir nada si digo que constantemente se producen escenas en todos los escaparates de la relaciones pasionales entre hombre y mujer que acaban mal, o que acaban mal para uno de los dos.

Resulta que volvemos a lo de siempre, “nada mas querido que lo que nunca se ha tenido, ni nada mas deseado que aquello que perdí”. Es decir, las relaciones humanas entre hombre y mujer, aunque no siempre sea así, resulta que se relajan cuando uno de los dos se entrega.

A veces tendré que darle la razón a Rafa, cuando dice lo de que la especie humana es la única que no tiene remedio pues tiende a autodestruirse, pero no me puedo creer que esto sea siempre así. Existe gente que quiere “al otro”, entregándose desde el primer día, superan la fase de enamoramiento, y se mantienen así hasta el final de sus días o, aunque no me guste decirlo, hasta que dejan de quererse. Pero lo hacen sin hacerse daño porque no han tratado la relación como si de un trofeo de caza se tratara. Hoy tengo una buena amiga sufriendo las consecuencias de un torpe, o de un estúpido, de un estúpido “cazador” que juega con los sentimientos de otros como si se tratara de algo banal o superficial.

Amiga mía, tú vales mucho, no desistas, nadie te merece cuando te hace esto, el que lo hace no debe sentir tu pena, nada ni nadie debe saberlo, ni siquiera los tuyos y eso debe ser así, por eso, por que no hay nadie como tú.

El sexo es convexo y la razón, amiga mía, es estúpidamente cóncava, y eso es así aunque los “tíos”, algunos de ellos, no lo sepan.





2 comentarios:

  1. Si el amor desaparece, olvidar y reparar la pérdida porque cretinos y cretinas tienen repuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo también, María Luisa. Lo peor, sin duda, será tener que nada entre las olas y mi amiga ahí está, en ello.

      Eliminar