a:hover { text-decoration: underline;

martes, 23 de julio de 2013

Tener un amigo DÍSCOLO, tiene eso. Es todo un “puntazo”

20130723_105933 (Large)

23 julio 2013

Lo que nunca ha dicho y no sé si jamás diría, uno de mis más Díscolos amigos:
Tiene que ser, verdaderamente, odioso tener que aceptar que en el  mundo haya gente vulgar, sí, de esa que no sabe escribir, ni entender un poema, ni lo que es la metafísica y ni tan solo saber hacer un pareado con motivos tópicos como cajones, resoluta o veinticinco. Sentirse amado por todas las féminas del espacio sideral poético cercano  es genial, claro, pero lo peor sucede cuando se enamoran de ti, sí, cuando resulta que, aún y teniendo cama propia,  se te engancha al riñón del pensamiento alguna de esas almas cándidas llenas de amor galáctico que con una tarde en el Babieca o dos,  no se conforma – “¿Conyo, qué hacer, Enrique? – Eso es una verdadera boutade”. Pensar que el mundo es una mierda, pragmático y hasta ecléctico o que algunos odiosos amigos lo son, es, ciertamente, una boñiga imperial, sí, con toda la fuerza de su expresión. Uno ha nacido para Divo de la nada y con ínfulas cenitales donde el pensamiento y las palabras son horondas. Pura frustración o simplemente, sentirse un Calino en New York a las tres de la madrugada, en la quinta Avenida, y con cinco copas de más.
El mundo de hoy tiene que ser difícil para ese amigo de siempre, sí, uno de esos que todos tenemos y que hacen todo lo posible para no encajar, nunca, en lugar alguno. Son almas heridas, la vulgaridad les hiere y la verdad les mata por lo mismo, por ser vulgar. En mi tiempo eran los visionarios  de las películas de Arte y Ensayo en V.O., si, de esos que cuando les preguntabas  de que conyo iba la película te contestaban: “Enrique, no seas vulgar, estaba clarísimo

Amigo del alma, te tomas un vulgar cubata conmigo???




Compartir



 Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl)

¿Viste lo que hicimos?: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)


No hay comentarios:

Publicar un comentario