a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 2 de octubre de 2013

Aquellos felices años … 1995-2005

Playa San Juan-Cabo Las Huertas-2002
Cabo de Las Huertas 2002-Alicante

02 octubre 2013

Atábamos los solares con longanizas y hasta el jefe nos caía bien, incluso el Consejero Delegado parecía entender del negocio y hasta el mismo Director General se creía MacArthur tomando las Filipinas. Todo fueron alegrías, méritos palpables y mucha locura especulativa amparada en la mediocridad de los necios. Recuerdo, para esa época dorada, un buen discurso que un día me soltó Benjamín Muñoz que era el eterno Gerente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Valencia:
Un comerciante le vende a otro comerciante, ávido en comprar para especular, una lata de sardinas. Éste, a su vez, se lo vendió a otro y así hasta cien veces se fue traspasando la dichosa lata. Cada uno se la pasó a otro, cada vez a mayor precio, hasta que el último, un mal día, decidió abrirla y se encontró que dentro no había nada y se fue a reclamarle al que le vendió y así sucesivamente hasta que se llegó al primero y este les contestó: ¿Y por qué has abierto la lata?
Eso, lo de la lata de sardinas, es lo que aún estamos pagando hoy tanto el sector del ladrillo, como el país entero, una verdadera catástrofe de la que aún nos queda mucho por salir de ella.


.
 .


No hay comentarios:

Publicar un comentario