a:hover { text-decoration: underline;

martes, 3 de diciembre de 2013

Organización ... (Hablando de lo Público)

03 diciembre 2013

Nada como acudir a un centro público de los que cuidan, admirablemente,  y no es una coña, de nuestra salud, para darnos cuenta del enorme avance que las nuevas tecnologías han provocado en la organizacion de la asistencia sanitaria.  Recuerdo cuando lo de ir al Hospital para que te vampirirazan, (extracción de sangre), constituía toda una prueba espartana. Aquellos codazos para meterte en la cola para entregar el volante eran toda una hazaña. Y, ah, luego, si no tenias los oídos bien limpios de cerumen,  o una importante capacidad física para poderte mantener cerca de la puerta donde, siempre,  una infatigable servidora de lo público,  con una voz, siempre,  de cuestionable potencia fonética, llamaba a los espartanos que luchaban entre sí por un puesto cercano al acceso, mientras, a continuación del alarido poco intenso, andaban  compartiendo el clásico y nostálgico... "¿Qué nombre a dicho?". Era, ciertamente, un día memorable para los enfermos que acudían, como corderos al matadero, a la extracción vampírica de su esencia. Pues todo eso ya no existe. Ahora una máquina expende un número de turno y un monitor que publica en audio y en vídeo, casi como en las carnicerías, el avance la cola pero de modo digital y, sí,  ya no hay codazos de supervivencia, ni  para entregar el volante, ni para acudir a la vampirización. El personal de ambos lados, administrados y administrantes, andan relajados, hablan en voz baja y hasta se mantienen conversaciones educadas entre unos y otros. "¿Le ha dolido? - ¿Se encuentra bien?". Como en el cielo. Yo mismo, en un alarde de senso y sexología de patio de colegio antiguo, he hecho, sentado como un desmayado matinal más,  un par de amigas de la cuarta edad que mostraban una belleza excelsa. Nada arrogantes, solo ojos claros y un ... "¿Esto es aquí?" que provocaban un deseable espíritu de utilidad suprema. 

Ciudadanos del mundo, escuchadme: El progreso, poco a poco, va llegando a la Sanidad Pública. A esto yo le llamo Organización.  Ah, y ahora a por las pantallas planas en las mesas para que los antiguos y voluminosos monitores, del siglo pasado, pasen a mejor vida y dejen espacio libre en esas copadas mesas de quien administra nuestra Salud. Lo antiguo ha muerto, ... ¿Verdad?


4 comentarios:

  1. Por suerte la tecnología sirve para algo más que para estar pendientes las 24 hs de un móvil... Yo la última vez que me saqué sangre todavía te llamaban a voces, a ver si me hago un chequeo en breve (que va tocando) y ya implantaron lo de los números.
    A mí igual siempre me pareció maravilloso el sistema de salud de acá, pero claro, porque ni te digo lo que es en Argentina que es lo que siempre viví.
    Un beso Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que eres una de esas chicas admirables de La Pampa. Enhorabuena, Eva, ese es un país extraordinariio, enhorabuena.

      Eliminar
  2. Esperemos que la Organización verdadera llegue definitivamente a otros ámbitos de lo público..............aplaudo tu optimismo y positivismo siempre tan necesario y acertado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya sabes, amigo Antonio, que el optimismo es un plato que siempre va lleno de una fuerte ración de utopía. Sin ella, sin la utopía, sin las ilusiones y los objetivos luminosos, no tendríamos ganas ni motivos para vivir.

      Eliminar