a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 23 de febrero de 2014

Ella no era feliz

fumando en la ventana

23 febrero 2014

Llevaba cuatro años con él. Pasado el enamoramiento y la pasión incontenida, (el primer año), su relación se convirtió en una rutina. Ella se preguntaba todas las mañanas por qué tenía que hacer el desayuno de los dos, recoger la ropa sucia y dejar los baños y la cocina en perfecto estado de revista. Ella tiene un empleo mileurista pero le es suficiente para vivir sola si quisiera, como lo había hecho hasta una hora antes de “enamorarse” de él. Los dos, a sus cincuenta y tantos,  venían de una relación anterior frustrada y frustrante. Tras el primer año, la infidelidad flotaba en su imaginación y en su cama, ya no había fuego y él cada vez tenía más tiempo ocupado en sus “relaciones comerciales”. Una mañana, mientras ella limpiaba los bolsillos de sus pantalones para echarlos a la lavadora, descubrió un número de teléfono que había apuntado en una servilleta de una conocida cafetería del centro y su curiosidad le cambió la vida. Llamó a ese  número y un contestador le dijo: “Soy Fanny, ahora no puedo atenderte, deja un mensaje y veremos lo que puedo hacer por ti”. Ella hizo las maletas y por la noche ya durmió en su antiguo piso. Ella ahora no sé si es más feliz, no, no lo sé, pero de algo estoy seguro, si, ahora es libre, muy libre y ayer, cuando la vi, ya sonreía otra vez. Ella fue capaz de dar ese paso que tanto cuesta dar cuando ya no hay amor.

 

 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



7 comentarios:

  1. A veces, un paso, cuesta más que caminar toda una vida.¿Cuando sabemos que realmente se acabó el amor? Ojalá todo fuera fácil y claro ¿No crees?.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, detalles, sabemos cuando viene pero no siempre sabemos cuando se ha ido y si es cierto que se haya ido. A veces pensamos que ya pasó, hacemos la maleta y descubrimos que lo que dejamos era lo que queríamos tener. Ya sabes: Nada más querido que aquello que perdí ...
      Feliz noche y, ya sabes, me alegra verte por aquí. Un honor.

      Eliminar
  2. La felicito...Lo trató en la reconciliación pero no funcionó.No está obligada a nada y si lo está es peor...Ojala y encuentre una linda relación a sus cincuenta y tantos años al menos una agradable compañia.Admiro mas su decisión que a una infeliz estadía. Lindo comienzo de semana. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es, Idolidia, que la verdad nunca se sabe donde está hasta que das el paso. A veces nos precipitamos y otras no sabemos mantener o conservar lo que tenemos. Solo lo deseamos cuando ya no lo tenemos. Feliz noche.

      Eliminar
  3. La contundencia de la realidad hace que muchos tengan que soñar despiertos, antes de dormir para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien dice, amigo argy, que el perdón lo resuelve todo ... yo también.

      Eliminar