a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 28 de marzo de 2014

Urticaria política ¿La tienes?

 

afilando

Afilando el lápiz, según la Agencia Tributaria

28 marzo 2014

No nos debe preocupar la facilidad con que se corrompen los políticos pues eso  no es cosa privativa de la España de hoy, lo que hace falta es exigir que existan medidas de control que les impida gastar en jabugo, en putas, en copas y en ropa interior cuando le daba la  gana, por ejemplo,  a la mujer del Presidente de la Dipu de mi pueblo y, lo digo,  sin querer señalar a nadie. Control y que cada uno se la busque, (como hacemos los prostáticos), hasta que encuentre su lugar y su modo de vida. Todos lo hacemos y no nos corrompemos por eso, o casi me lo parece. Ellos, los políticos, (los financie el estado o los propios followers), siempre tienden a ir hacia el monte y el monte no es precisamente el de los árboles, musgo y farigola, ya me entendéis ¿verdad? – Las penas a los Políticos debieran ser tratadas con el agravante de servidor público electo, es decir, multiplicadas por tres y sin falsas redenciones, ni indultos. … ¿Ya has acabado, Enrique? – Si, ya sé que la política no es lo mío, pero es que si no lo digo me sale urticaria que como todo el mundo sabe son ronchas rojizas, elevadas y a menudo pruriginosas que aparecen en la superficie de la piel y que usualmente son una reacción alérgica a algún alimento o medicamento, en este caso la que me provoca el contagio de los de La Casta.



 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



3 comentarios:

  1. Hola Enrique,
    la corrupción comienza cuando la transparencia termina. Si queremos acabar con todos estos políticos corruptos deberíamos empezar exigiendo transparencia en cada uno de su actos. El que no lo cumpla... a la cárcel.
    Un saludo (no corrompido).

    ResponderEliminar
  2. La clase política siempre acaba encontrando la fórmula de forrarse y blindarse.

    ResponderEliminar
  3. La casta, siempre la casta amigo......

    ResponderEliminar