a:hover { text-decoration: underline;

martes, 5 de agosto de 2014

El Obús de la vida, el socorrista, la meera de Adolfo y mi Castillejos querido

Irina Shayk se lo pasa en grande con sus amigas


05 agosto 2014        -        05 agosto 2016


El socorrista me dice, cuando le lanzo un ¡¡bravo!! tras nadar por debajo del agua, de un tirón, todo el largo de la piscina, que eso es lo mínimo que se exige a un Socorrista cuando se examina para obtener el carnet profesional que lo habilita para serlo. Juana, una de las compañeras de baño, se queja de que antes, para su cumpleaños le regalaban perfumes y ahora pañales y, además, le hace gracia porque se le han partido las cachas mientras lo contaba. Adolfo, otro veterano de los de las Milicias de los 60 y en Castillejos, habla de lo horroroso que era dormir en esas tiendas del campamento militar pues entre las flatulencias de casi todos y el olor a pies gracias a lo cual se nos curtía el alma labriega que llevamos dentro todos los de mi generación. Por cierto, he tenido que decirle a Adolfo que deje de mearse en la piscina o que deje de tomar pastillas para la depuración del riñón. Ana, al vernos, nos ha dicho … mejor me baño mañana.

La vida es sencilla, claro, pero solo cuando lo es y, especialmente, cuando lo puede ser. El resto del tiempo es lo que es, una vida para vivirla y, ah, id con cuidado, pasa como un obús y como te descuides te la pierdes.






enriquetarragófreixes



No hay comentarios:

Publicar un comentario