a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Volví a enamorarme de ella y decidí ser feliz



21 septiembre 2016      -      21 septiembre 2014


Mil años después, volví a encontrarme con Fran ...

"La quise siempre, Enrique.  La conocí con 17 y siempre supe que estaba enamorada de ella. Ella se fue a Niza y allí se casó.  Le perdí la pista y pasados diez años me casé con Vicenta la chica mas buena y cariñosa del mundo.  La embaracé pero justo cuando lo supimos y cuando más feliz era,  apareció ella otra vez en mi vida. Se había divorciado y vino a Mislata, tan solo, (según dijo), para ver a sus padres. A los quince días nos vimos, nos abrazamos, primero,  y de ahí nos dejamos llevar. Dejé a mi embarazada mujer y me lié,  ardorosamente, con ella. Hoy, casi cuarenta años después, sigo con ella, vivimos aquí,  en El Campello,  nos ha ido bien y seguimos eternamente enamorados. Tenemos tres hijos y nuestra única pena y penitencia, es acordarme del mal que le hicimos a Vicenta y a su hija que nunca, las dos, me han perdonado. No sé si hice bien, Enrique,  pero soy y somos, felices. La vida es cruel y a veces, para que unos sean felices otros tienen que dejar de serlo. Yo decidí ser feliz sin ocuparme de otras consecuencias. ". 

... Y Fran,  ese viejo y olvidado compañero de mis primeras incursiones en el mundo del ladrillo, nos dejó con el Bacardi- Cola en boca y con la sabiduría y fuerza confesional que siempre ofrece el mundo de la noche. La pregunta que me hago, alguna vez, es la de saber si la felicidad es, solo, cosa de dos.


Enviado de Samsung Mobile



enriquetarragófreixes




11 comentarios:

  1. Cosa de dos? Tal vez el haber hecho las cosas bien le hubiera proporcionado un poco de esa felicidad. Hizo bien en marcharse y dejar a esa buena persona, así la ensució solamente una vez. Nunca será feliz porque siempre estará incompleto, y así se lo deseo.

    Un abrazo, chicos, os dejo un par de cafelitos y mi agradecimiento por tus visitas a mi blog. Cuida de tu chica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco muchos casos así, censura..., pero en éste, especialmente, no entiendo la actitud de ella. Ese hombre nunca será feliz pero ¿Ella? No puedo creerme que se piense, por un segundo, que pueda volver con él. Gracias por el cafetito y a mi chica la cuido, nos cuidamos el uno al otro desde el año 66 en que nos conocimos y nos ennoviamos.
      Un honor, siempre, tenerte por aquí.

      Eliminar
    2. Re-comentaro: Es como esas mujeres a las que el marido les da una paliza y cuando intervienes para ayudarla, le defiende a él toda enamorada y te echa de su casa...

      Enhorabuena, chicos, nosotros vamos por los 16, esperamos estar juntos tantos como vosotros. Beso.

      Eliminar
    3. Gracias, Censura ..., 16 es ya casi una vida. Enhorabuena.

      Eliminar
  2. No soy quien para juzgar, maximo si no lo conozco, pero me parece una putada del 15 lo que le hizo a Vicenta. Nuestra felicidad futura, incluso presente, en ocasiones está condicionada por el peso de nuestros actos pasados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, amigo argy, y me refiero a que habría que estar en esa piel para poder saber si haríamos lo mismo o no, lo que considero injusto es que alguien tenga que verse abocado a ello tanto si es porque sabe que con esa persona no será feliz y no le importa nada las consecuencias, ni la condición, de la ruptura, como si lo es porque alguien te abandona pues una luz divina le orienta en otra dirección. Una cruz para ambos, siempre.

      Eliminar
  3. Hola querido Enrique, encantada de leerte nuevamente.
    ¿La felicidad será cosa de dos? No lo creo, para mí la felicidad es símbolo de libertad en todo su esplandor y como tal es cosa de uno y de mucha valentía. La historia que nos cuentas así mismo lo demuestra ¿Es fran valiente? Para mí Enrique, sí ,lo es, se rigió por él, hizo lo que él quiso hacer sin perjuicios ni quebrantes en la cabeza. Para amar y entregarse Enrique hay que ser valiente.
    Muchas personas viven buscando el qué... Como si se les hubiese perdido algo y me pregunto si alguna vez fueron o serian capaces de buscar entre la felicidad.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabia tu reflexión, amiga Eva. A mi, a pesar de mi edad, me cuesta mucho entender a la gente, es decir, no sé cuando hacen bien o cuando hacen mal y me refiero a lo que hacer con su vida. Dices bien ... ser valiente, siempre, "el qué" viene después.
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
    2. Y qué más dará lo que venga después, pienso... La vida y la muerte o a la inversa dulces placeres.
      Y entender a la gente... ay! mejor no entender demasiado Enrique jajjajaaj

      Un beso, querido

      Eliminar
  4. Qué historia. YO creo que hizo bien. Estaban hechos el uno para el otro. La vida es cruel, Enrique.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cruel, según voy viendo, amiga Celia, sí, voy viendo ahora que tengo tiempo de pararme a ver pasar la vida. Un mundo contradictorio y no siempre feliz.
      Un abrazo de domingo

      Eliminar