a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 20 de octubre de 2014

Deseos de venganza ...

 

20 octubre 2014

Pasear por La Huerta de madrugada es algo inigualable,  es una más de ese millón de cosas por hacer que el día ofrece a todos aquellos que las quieran buscar. Hoy, tras una larga semana de Fiestas Patronales,  los ánimos del "equipo del comando de la felicidad" volvía a su estado más cruel - "Las Fiestas han estado muy bien, pero la gente no gasta un duro y, además,  mira ... al Bar de Manuel le han roto la persiana de madrugada para robarle el tabaco, al de los electrodomésticos le han roto las lunas y a la Farmacia le han dejado una gran cagada de regalo en la puerta a la vez que han intentado forzársela". - "No sé,  da la impresión que la desesperación y el sin futuro se ha apoderado de la mayoría y solo tienen o tenemos, deseos de venganza". Otros lo descargan en la política ... y en La Pantoja: "Pobre mujer, ella Sí, claro, y ese montón de golfos imputados por miles de delitos de corrupción y connivencia, siguen en la calle riéndose de nosotros. Los de Podemos, Enrique,  ofrecen lo que todos queremos ... venganza, queremos echarlos a todos, queremos que vayan a la cárcel,  queremos tener futuro".

Insatisfacción,  venganza, desencanto, falta de objetivos y, especialmente,  el victimismo, se está imponiendo en la forma de vida de la población de a pié.  Pero yo, saliéndome del patrón de este desastroso lunes me he pasado por la acera de la casa donde vive Manuela, esa enorme señora de La Huerta que a sus 92 es todo un libro abierto de psicología contra el desencanto. - "Enrique, me alegra verte, acho*, me recuerdas tanto a mi Julio ...". Y Manuela, que es viuda desde hace treinta años,  me habló, desde esa antigua casa, de esa antigua calle, de ese antiguo pueblo, de la vida, de lo bonita que es, y lo hace mientras me muestra una foto, en marco de plata ennegrecida, con Julio y ella ante el altar, me habla de sus hijos, de sus nietos y de él,  de su Julio, de lo felices que fueron y de lo mucho que le dio y se dieron. Manuela es una fuente de vida, es una muestra viva de esa humanidad que algún día fue y que algún día volverá. "Manuela; sabes que te quiero ... volveré,  lo necesito"


*: Exclamación propia de la jerga murciana más popular.

Enviado de Samsung Mobile Note III



Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl) 
 
   Este artículo se publica, simultáneamente, en:
 
Las Cosas de Enrique #etarrago
Las Cosas de Enrique #etarrago en Wordpress
Las Cosas de Enrique #etarrago en Tumblr
Enrique en Twitter
Enrique TF en Google+
http://bitacoras.com/usuario/etfreixes 
 
Ponle voz: http://vozme.com/text2voice.php?lang=es


1 comentario:

  1. Gracias, Enrique, por recordarnos el lado oculto de la vida.
    Pepe tu sindicalero, que es como me llamas aquí

    ResponderEliminar