a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 21 de noviembre de 2014

Los otros “Alva” o los Alva y la Casa de Alba

2009-02-07_IMG_2009-01-31_02.22.20__1432194

21 noviembre 2014

Ayer murió la Duquesa de Alba y todo el mundo se puso a llorar, me refiero al mundo mediático y al que vive de y con él. “Una gran señora ha muerto” … “Era muy buena” “Una gran conversadora” “Se acordaba, siempre, de los pobres” “Hizo mucho por Sevilla y sus fiestas” “Era muy cercana …”, todos esos adjetivos eran ayer, en pleno duelo popular, lágrima en cara y moco en pañuelo de color blanco inmaculado, los que repetían todas y cada una de los, al menos, 80.000 visitantes que pasaron ante su féretro. Una grande de España se ha ido, culminaban sus frases unos y otros.

Esta mañana, a la hora del tardío café de hoy, cuando volvía del Hospital, Luisín, que es el hijo de, Serafín,  ese albañil con cara de haber podido ser mucho más en su vida dado su arte para todo, le secaba los mocos a la Loli que estaba enganchada al televisor viendo las cosas de la muerte de la De Alba. De  un pronto inesperado, Luisín se nos ha rebotado y ha empezado a contarnos la otra cara de la noticia y que transcribo y adorno, dada la emoción que nos ha producido a todos su discurso:
“¿Pero que heroína puede haber sido una señora que nació tremendamente rica, vivió como le dio la gana y murió estando tan viva como vivió siempre? ¿Qué dio mucho?, claro, pero no le costaba nada darlo. ¿Qué esfuerzo tuvo que hacer ella para ser tan buena cuando su único mérito fue el de haber nacido en esa cuna de los Alba?. Mirad, mi héroe es mi padre, sí, vuestro Serafín Álvarez de toda la vida, el Alva, que es como le llamaban en Dragados, su Dragados. Él, hijo de pobres emigrantes se instaló aquí en la Terreta hace 50 años y sin un duro, ni nada que llevarse a la boca, se puso a trabajar de sol a sol, aprendió a poner ladrillos, a enfoscar paredes y a manejar máquinas de obra. Tuvo tiempo de hacerle tres hijos a mi madre y de cuidarnos como nunca he visto que nadie lo haya hecho jamás de sus hijos. Nos dio carrera a los tres y murió hace tres años sin poder conocer a ninguno de sus nietos y, además, no hacía como los Alba a la hora de dar limosnas, él colaboraba con Caritas ayudando en el servicio de comedores cuando se jubiló. Durante toda su vida ayudó con mil gratuitos trabajos de reparación y restauración de baños y cocinas a todos sus vecinos que no tenían con que pagarlo. Recogió en casa al niño de una mora que murió de una rara enfermedad y que servía de camarera en el Bar del barrio y lo crió con nosotros hasta que se fue a Marruecos con su familia que vino a buscarlo al cabo de diez años. Mi Padre sí era un héroe, mi Padre hubiera merecido que hubieran abierto de par en par las puertas de Ayuntamiento para que todos supieran lo grande que fue. Vivió y murió en la ignorancia del mundo entero. Una lástima, gente como mi Padre sí merecen un gran homenaje”
Curiosamente, La Loli ha apagado la televisión, se ha salido del mostrador y le ha echado un gran y largo abrazo a Luisín, tanto que la mayoría nos hemos acercado para unirnos a ellos, como si se tratara de abrazar al compañero de equipo que acaba de marcar un gol o de atracar un banco de ladrones.

.
 .


10 comentarios:

  1. lo he tenido que tuitear!...es una fotocopia de mi pensamiento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero perdón, no he querido ser protagonista en mi comentario, al decir que pienso así. Me parece bárbaro que algunos abran la boca para expresar tantas verdades, en medio de un mundo que está más alrevés que al derecho!. Abrazo Enrique, siempre disfruto leerte!

      Eliminar
    2. Gracias, Gnosis, un honor verte por aquí. Yo ando algo limitado por culpa de mis visitas a mis queridos galenos y a que el PC ha empezado a darme problemas en señal de que ya está como yo, es decir, yo con 65 y el con 4, pero, ya sabes, un PC en edad comparada con la del hombre es la suya multiplicado por 16.
      Feliz fin de semana

      Eliminar
    3. Ah, perdona, tenemos el mismo pensamiento, eso será, Gnosis. Un abrazo mediterráneo.

      Eliminar
    4. Estoy con vosotros en esta crítica a la Duquesa, para nada ese homenaje, el merito del que dá es al que le falta no al que le sobra
      Un abrazo

      Eliminar
    5. Coincidimos, Toni. Lo de las altas cunas y el poder, me parece de difícil lectura

      Eliminar
  2. A los buenísimos viernes noche, Enrique. Pues qué quieres que te diga, que descanse en paz. Ahora bien, no sé a santo de qué ahora los medios la ponen a la altura de las más grandes mujeres, y ahí ya disiento. A no se que sea por la fortuna que amasó, que así cualquiera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estupidez humana impera por doquier, Valaf. Feliz noche

      Eliminar
  3. Pues si, tiene razón y yo también pienso que hay mucho héroe y heroína en nuestras casas, en las que hacer por los demás y dar se hace con el corazón y con el esfuerzo y no con la facilidad de tenerlo de nacimiento.
    Habrá dado,no digo yo que no, pero no conozco a nadie que obtuviera tal favor, así que como a lo Divino, me lo crea o no, no tiene ningún valor.
    Y ya que se fue, podrían cambiar ahora los naranjos con naranja amarga, que aquí no no gusta, y ponerlas de naranja dulce, para que los que no tienen para comer en Sevilla, puedan al menos, comer de esos árboles que está llenito Sevilla y paga el ayuntamiento a la casa de Alba, y.... recoge los frutos de éstos árboles y las envía a Inglaterra para que hagan mermelada?...Podrían esas tierras de labranza que no usan, dejar que algunas familias tuvieran un trozo para cultivo propio, con lo que poder comer?.
    En fin, que cualquiera que hoy está en la calle, parado, sin vivienda, merece una esquela mejor que la afortunada de Alba.
    DEP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas excelentes y siempre obligadas preguntas, detalles. nadie debiera merecer una mala vida por haber nacido en una u otra cuna.

      Eliminar