lunes, 22 de diciembre de 2014

Atrevimiento o Prudencia?



22 diciembre 2014

Nunca me dio miedo la aventura,  los retos profesionales, ni las despedidas de solteros, que aunque parezca que no, éstas, ofrecen múltiples e irreparables riesgos. Solo me interesaba saber llegar hasta la luz, hasta la fuente del saber y mucho más, aún, hasta el porqué de tantas cosas que desconocía y desconozco. Luchar por ello, por ella y por ellos, una dichosa adicción no olvidada. La suerte ... haber tenido suerte, quizás algo de atrevimiento y desde luego, mucha curiosidad y mucha constancia. Por eso, cuando llevaba quince minutos delante de esa puerta sin que se abriera, esperando, cogí mi cachava, me alcé con fuerza y algo de rabia, y abrí esa puerta ... acabáramos, no había nadie, nadie temible, solo la señora de la limpieza que me miró con cara de susto y me dijo: "El doctor no viene hoy". Bien, por mi atrevimiento dejé de perder el tiempo, pero por mi prudencia perdí quince minutos de mi vida. 

El atrevimiento obliga a asumir riesgos con el consiguiente éxito o fracaso en cada decisión, la prudencia, dichosa y conservadora estancia de sabios y maestros de reconocida honestidad y solvencia, evita cometer muchos de nuestros errores.  No obstante y a mi pesar y el de muchos, siempre me hice la misma pregunta ... ¿Qué es mejor, atrevimiento o prudencia? ¿De cuál enamorarse?



 

2 comentarios:

  1. Cada cual tiene su tiempo, es verdad. Yo soy más bien prudente y muchas veces me he arrepentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Alacantí, lo importante, según creo, es acertar.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/