a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 9 de enero de 2015

Miedos ... ¿Cuáles?


09 enero 2015

No sabía cómo deshacerme de mis miedos y no tuve más que cerrar la radio, no abrir la página de feeds de noticias y ponerme a ver el álbum digital de fotos de la antigüedad familiar. Al rato estaba ya muy recuperado, eso sí,  una vez les había mostrado las fotos a todos mis compañeros del café de la madrugada, los cuáles, estoicamente, soportaron mi breve pero abundante exposición, y sus correspondientes comentarios, o sea, peor para peor. Me acordaba de cuando iba a casa de mis amigos recién casados en los 70 y te ponían el vídeo de la boda al grito de ... "Ay, ¿No os hemos enseñado el video de la boda, verdad?" ... Y te lo pasaban y ... con comentarios.

………………….. *
Mis cafetulianos amigos de hoy hacían la misma cara que yo hacía entonces,  hacían cara de mártires en el foso de los leones de las películas de Bronston. Lo dejé ... vi que respiraban hondo. A todo eso y con ya una cara de alegría propia del jubilado que vive sus horas de libertad, carajillo en mano, Juan me dice, nos dice ... "¿Sabéis que Felipe ha vuelto con su mujer?" - Lo de las despedidas del Sálvame-Diario con sus frikibailes y falsos abrazos, no es nada con la que se ha armado ahí ... ¿Quéeeeeee, cómo? Qué fuerte - decía arteramente Leonor. No es posible - decía Pepe. Me alegro - decía yo. Resulta que Felipe, uno de los grandes de la economía  y buen político, de la zona del Vinalopó, destruyó su matrimonio, su familia y parte de su futuro, en los 90, (a sus 50 recién cumplidos), al liarse con su secretaria de modo indecoroso y poco intimo, pues se lo hacían en la misma oficina y sin recato alguno ... lo pillaron. Ella, Esther, su santa esposa, al poco se enamoró de un conocido y famoso, galeno del hospital de La Vila y se fue con él a vivir en Benidorm. Les duró siete años.
……………………… *

Felipe, al año, por contra, ya no tuvo con quien dormir desde el día siguiente en que se descubrió su solemne infidelidad, pues su secretaria estaba bien casada, como debe ser, es decir, como debe ser cuando se trata de ascender al cielo como sea. Felipe, como los políticos de hoy y de siempre, (como él lo ha sido siempre), se dedicó a metérsela a cualquiera que se dejara ... pero seguía enamorado de quien le dio el primer amor. Esperó, Felipe, a que su Esther,  volviera de todos sus "miedos", (veinte años después),  y de que dejara a su galeno de Benidorm y, entonces, Felipe, supo estar a la altura, es decir, supo mostrar su mejor cara: "Un tipo guapetón,  sesentón, y con ganas de ejercer de abuelo" - decía Esther  ... "Yo nunca he dejado de quererle": - eso fue fulminante ... se entendieron ... eran dos almas perdidas con objetivos convergentes ... y así llevan ya más de seis meses … veremos.
Adoro a la Loli, mi barista de estilo, por saberme traducir esta historia a cómo he sabido o querido, contarla.

*: ……. es una especie de punto y aparte para quitarle densidad a la bloguería


Enviado desde mi Note 4





6 comentarios:

  1. Historias reales de cada día, las que siempre nos dejas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO SE SI OS ABURRO ... PERO ME PIRRA CONTARLAS, TRACY, ES UNA FORMA DE DESCARGAR TODO EL VENENO EN EL TECLADO.
      FELIZ VIERNES.

      Eliminar
  2. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. Pero no siempre tiene que ser así, esta vuelta tiene una doble lectura:
    a) Los dos se han visto mayores, cansado, solos y desilusionados...¿Donde van?
    b) Después de conocer a otras personas, de creer que iban a descubrir un mundo nuevo, se dan cuenta de que lo dejado en casa, es lo que realmente quieren y bastante más importante que lo encontrado.
    De una forma u otra, lo cierto, es que ya no lo vuelven a intentar. La vuelta a casa es dulce.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VCreo que han tenido suerte y que han sabido comerse su orgullo, ambos, detalles. Eres una persona ... muy dulce, muy comprensiva. Coincido contigo ... la vuelta a casa es dulce.

      Eliminar
  3. PD: A mi, personalmente, me encantan tus historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias detalles ... mil gracias. A veces pienso que no debería escribir estas historias, otras sí, claro. Un buen amigo de mis pensamientos, un tal Benet, decía que lo mejor es escribir para que te entiendas tú ... los demás tiene que hacer lo mismo ... entenderse.

      Eliminar