a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 7 de marzo de 2015

Ayer leí que un anciano de 65 años murió atropellado en la Gran Vía …

Marat Safin
Fotografía de Marat Safin – No llama la atención quien quiere

07 marzo 2015


Mi insomnio me llevó a ella. Me puse a ver una película sin más, estaba empezada y no sé en que canal la daban, ni de que iba. Me fui dando cuenta que la película relataba y trataba, con extraordinaria destreza, la sexualidad entre adolescentes, la desigualdad de responsabilidades entre los miembros de un grupo familiar, mostrando que cada cual lo asume con una normalidad inexplicable, siempre visto desde fuera, desde la cama, claro. Trata con delicadeza extrema las relaciones del matrimonio añejo, las frustraciones y renuncias en favor del otro, de cada cual y hasta de amores equivocados, imposibles y hasta infieles. Pero mientras rodaba el carrete virtual del film me fui enamorando del personaje central. Me impactó ver como la madre de la Familia, una antigua actriz, ahora cumpliendo los sesenta, reflexionaba sobre las renuncias que por amor tuvo que afrontar, en su momento, en favor del matrimonio y sobre el trato que la sociedad da a quien ya entra en la tercera edad, tratándolos con cierto desprecio a pesar de que todos los que lo hacen, solo con suerte, llegarán a esa situación. …

Me quedé con una escena en la retina en la que mi enamorada decía: “Ayer leí que un anciano de 65 años murió atropellado en la Gran Vía  … ¿Como pueden decir eso, ignoran que un día tuvimos treinta años y que fuimos el centro del Universo? – la pregunta no tuvo respuesta, solo la mirada atenta del marido que, con ojos cristalinos, hacia gestos de negación al no encontrar respuesta a lo que le contaba su muy olvidada y querida señora. …

Mientras meditaba sobre lo que acababa de decir mi amado personaje central, no pude dejar de acordarme de aquel bello poema de Benedetti que comenzaba así y que consiguió llevarme al sueño:
Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.


 

6 comentarios:

  1. Me encanta este Post Enrique, las relaciones que haces foto, peli, argumento desvelo ...y ¡Benedetti! ¡qué poema!, me sonaba

    ¿quién era el anciano?

    De nuevo un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tomae, muchas gracias ... sonrojado me dejas.
      El anciano era un joven veterano de 65 años.

      Eliminar
  2. buenisimo
    sos
    super genial
    un abrazo a tu adorada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mucha ... la genial eres tú ... yo solo soy un aprendiz.

      Eliminar
  3. buenisimo
    sos
    super genial
    un abrazo a tu adorada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mucha ... la genial eres tú ... yo solo soy un aprendiz.

      Eliminar