a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 5 de marzo de 2015

El amor para toda la vida ... ¿ya murió?

9305HenriCartierBresson
Fotografía de Henry Cartier-Bresson 
 
05 marzo 2015
 
Oía esta madrugada el resultado de una encuesta en la que un altísimo porcentaje de jóvenes consideraba que el amor para toda la vida era una quimera. "¿Qué quieres, Enrique? ... lo ven en sus casas" - me apunta mi musa cercana. 
 
Otra encuesta más próxima,  la del Ateneo musical, me confirma que solo dos de los catorce asistentes al coloquio terminal de las madrugadas para las tertulias del café honrado y sugerente, viven o han vivido, con la mujer u hombre con el o la, que se casaron por primera vez.
 
Analizas los ideales, los objetivos y hasta sus obsesiones y caprichos, de la gente de hoy y todo me hace creer que se ha montado una gran hoguera con todo aquello que se logró en otro tiempo como del "retorno jamás ".
 
La sensación de que algo ha cambiado o está cambiando a una velocidad de espasmo, no es nada nuevo en la gente que, como nosotros, han superado con éxito el listón de la edad del retiro social y profesional. Es de viejos decir que todo lo de antes, sean los valores, las costumbres, los ideales y hasta los edificios, eran mejores,  es decir, es lo que siempre le hemos oído decir a los viejos de toda la vida ... será,  entonces, que ya soy ... felizmente, un viejo más.
 
PD: Es curioso recordar que los antiguos romanos dejaban el poder legislativo en manos de sus sabios ancianos y que la Roma antigua fue el mayor imperio del mundo solo destruido por su propia corrupción.  El Senado Romano lo formaban 300 antiguos y viejos magistrados que se encargaban de ratificar las leyes votadas por los comicios, aconsejar a los magistrados y dirigir la política exterior y las finanzas.
 
 
Enviado desde mi Note 4
 
 
 Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)
 

 

8 comentarios:

  1. Cualquier tiempo pasado fue mejor, Enrique... y yo no soy "viejo".
    Hoy en día no se da valor a nada, y mucho menos a aquello que no es tangible, cuantificable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éxito igual a dinero y amor igual a sexo renovado. Parece eso, ¿Verdad Herep?
      Un honor verte por aquí.

      Eliminar
  2. estamos en el período del ocaso, también ocurrió en Roma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece, Tracy, lo siento por mis nietos, todo parece conducir a lo mismo casi dos mil años después ... la corrupción es fruto del hastío, de la abundancia y del desinterés por premiar el esfuerzo, la dignidad, la fidelidad ... en fin, esos valores ya obsoletos que son carne para el ocaso.

      Eliminar
  3. Soy de los tuyos amigo, llevo con la misma ( o ella conmigo) desde que éramos dos adolescentes.,....................voy para magistrado romano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro que lo conseguirás, amigo Antonio ... hay cosas que se saben antes de que pasen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No sé si soy mayor o joven pero opino lo mismo Enrique. El amor para toda la vida, el amor verdadero se sabe que es 'él' porque por más perrerías que te juegue la vida, él o ella está ahí para mostrar una sonrisa y tender una mano. Incluso cuando ofreces la peor versión de ti mismo.

    Las prisas, la presión, el estrés, el desempleo..., son muchos los factores que empujan al vacío a muchas parejas.

    ¿Si sigo creyendo en el amor para toda la vida? ¡Por supuesto! Lo encontré. Que no supiera retenerlo es otra cosa. Pero existe.

    Es un placer leerte siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un encanto de mujer y de persona, Joana. Te diré lo que me decía siempre mi Madre: "Enric, no tengas prisa, la vida es muy larga ... pero muy corta" - Con eso que Ella siempre repetía a quien la quisiera escuchar nos quería decir que el amor o cualquier otro logro llega sin necesidad de tener prisa para conseguirlo, pero ... "aprovéchalo porque se te hará muy corto cuando lo alcances".
      Se es joven siempre, ya sabes, hasta un segundo antes de morir se es joven, la vejez empieza, siempre, en ese inaccesible e ilocalizable "masallá"

      Eliminar