a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 18 de marzo de 2015

PELIGRO: La histeria por lo natural … ya está aquí … ¡¡líbranos señor de las farmacéuticas!! … por favor.


jean-paul-bourdier-3
Fotografía de Jean Paul Bourdier – Lo natural

18 marzo 2015

Hoy, lo siento, he decidido hacer una segunda bloguería al inalcanzable estilo de mi admirado amigo bloguero Jordi.

Reconocí, no hace mucho, que todos esos amigos de lo naturista de lo de … “Enrique, todo lo que sea natural no te puede hacer daño” -  como dice mi docto amigo Vicente, es una cultura incipiente pero muy potente. Edulcorar mi café con la Stevia en gotas, ponerle el colágeno forte con su ácido hialurónico, el polen húmedo, y su cálido interés  medieval, a la leche de las madrugadas, es todo un hábito para esa legión de fanáticos poco arrepentidos, que, como yo, cada vez más, están y estamos,  muy necesitados de ansias por cambiar lo del “muéreteviejoqueestorbasydanosyalaherencia”. Pero cuidado, hay peligro, esta sana histeria por el consumo de los productos naturistas se ha convertido en un negocio poco conocido que hace tambalear, incluso, al de las farmacias de toda la vida y con ello, ay, ojo, sí, con ello hay mucho peligro: Las Farmacéuticas se han dado cuenta y ahora es nuestro farmacéutico el que nos dice … “Enrique, … tengo lo mismo que te dan en los herbolarios … y al mismo precio”. Peligro, mucho peligro … se los van a comer con patatas, (a las tiendas de venta de productos naturistas), como el cocodrilo se come a la intrépida muchacha de los insoportables vídeos del guasap. Amigos, muchachos, muchachas, amigos todos … ¡HAY PELIGRO! … las farmacéuticas se han enterado y, lo mismo que las eléctricas, van a por nosotros. No nos dejemos embaucar … luchemos por una vida natural y naturista, ya sabéis, ponerse en bolas en las fiestas de cumpleaños de los Ex de cualquier cosa o en las despedidas de soltero/a y hacerlo, (el que aún pueda), en el baño o en la yerba del jardín del Edén vecinal, sí hacedlo, igual que comerse dos de patatas fritas en McDonald's si es que eso os llena más, da igual, estos HdP vienen  a por nosotros, son como el lobo de Caperucita … nos enseñan las zonas púbicas de la salud que te va a matar dentro de cinco minutos para prometerte el antídoto, para luego violarnos a lo militar de la guerra civil de cualquier era … ya sabéis, con el  “si te cierras te mato con un tiro en la sien”.

Bromas aparte … lo que cuento … (lo siento, quizás muera después de esta manifestación), … es , tristemente, cierto. Yo, pese a quien pese, seguiré comprando en mi herbolario mis productos naturistas … aunque se me caiga todo el pelo, sí, claro, pero será por una buena causa.

Frente al mar, con el paraguas abierto y escribiendo en un papel.

 

8 comentarios:

  1. El tejemaneje de la industria farmacéutica es para echarle de comer aparte...
    Voy a visitar a tu amigo, a ver que me cuenta.

    ResponderEliminar
  2. Cuidado, Tracy, mi amigo es un irreverente y recalcitrante fanático de lo absurdo ... antes debes vacunarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, líbrenos dios de los laboratorios y de sus trapicheos naturistas y sanos...

    Besos, amigo enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María, no obstante me temo que todo esto es puro pataleo, no obstante soy de los que pienso que grano a grano se hace playa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Lo natural siempre es natural, y las farmaceuticas, son para observarlas. Sitio este donde deberia vivir la vida, y lo que vive es el interes.
    La medicina en general son los unicos autorizados a matar.

    Un abrazo Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo mcf. Tengo un amigo de unos 73 años que está como un roble y no ha tomado medicamento alguno en toda su vida y solo se nutre de la fuente naturista.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Yo creo que ese amigo de 73 años tiene buena genética o suerte también. Esta claro que los excesos son malos también y el abusar de lo que sea,,,

      Eliminar
  5. Eso creo yo también, Alacantí, pero no me estropees la ilusión de creerlo.

    ResponderEliminar