a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 20 de abril de 2015

El querer olvidado … ¿Fue interesado?

7_twodirectionstrain-copie
Fotografía de Maia Flore



20 abril 2015 - 25 enero 2014, 19 junio 2013 y 07 octubre 2012

Nada cambia … a mejor, claro, pero no importa, lo que prevalece es abrir los ojos y ver que hay luz, que hay día. Levantarte y ver que cada día, de modo sorprendente, te crecen mas los pies y que ya no alcanzas a colocarte el calcetín sin lastimar alguna vértebra sacra, reconocer, hoy mismo, ante el espejo, que el bigote apenas se ve pues ya es todo de un color blanco feo y no negro carbón como lo era cuando te lo dejaste para que el cura te casara a los 23 y si, además, ves que ya no puedes meterte entre dientes una tostada multicereales pues tu nueva condición de pre-celíaco, no te lo permite, entonces te das cuenta que tu vida ha empezado a cambiar seriamente, casi tanto como la del CR7 pero en serio, sin mariconerías absurdas, ni tristezas estúpidas. 

Esta especie de manifiesto descrito en el párrafo anterior, no viene a cuento, NO, es verdad, y mucho más siendo hoy lunes, si, ese día después en el que los enanos acabarán poniendo a prueba la resistencia de las costuras abdominales, siempre después de que me quitaran tiempo atrás los puntos que, para que se note que donde hay, hay, eran de titanio. Pero lo cierto es que esta especie de lágrimas de San Pedro, (sabéis que de las lágrimas de San Pedro, en Toledo, se conocen, al menos, unas diez copias originales), lo son porque he tenido un mal sueño, si, uno que me viene al escenario del prime time, cada vez que no puedo explotar en un mitin o en una charla pública y no es otra cosa que la bidireccionalidad del querer. Es inútil querer a una persona solo para que te quiera, necesitas que ella también lo haga, y no estoy hablando de amor intravenosa u amoroso con derecho a sexo, no, hablo del de la relación entre personas. La amistad es una cosa que, sin darnos cuenta, acabamos poniendo en la montaña de asuntos pendientes de nuestra mesa relacional y, cada vez más, notamos que el interés por mantenerla decrece cuando no hay relación próxima, cuando desaparece el poder o el buen hacer del que la ofrece o, simplemente, hay otras prioridades mas mundanas y próximas que nos lo impiden. Cuestionable y odiosamente humano, claro, pero, al parecer, es ley de no sé que vida. Yo lo tengo muy asumido, claro, (o eso creo), pero sin preguntarte de que lado del asunto estás, claro, yo te pregunto: …………… ¿Y tú? – Quizás no importe la respuesta, o sí, no sé, lo que verdaderamente importa, quizás, sea saberlo y cuanto antes … ¿Verdad?





2 comentarios:

  1. Esta vida Enric es la pera limonera, para bien o para mal. De repente el frio se convierte en calor, la noche en día, o lo blanco en negro. Sólo puede consolarnos que el ciclo de la vuelta cuanto antes, hasta que el juez de silla toque la campana. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciclos ... esa es la cuestión, amigo Antonio ... seguro, eso será. Tengo muchos amigos que se han dado cuenta de la amistad que mantenían con algunos de los llamados amigos, el mismo día que los necesitaron.

      Eliminar