a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 20 de mayo de 2015

No dejarse intimidar ... somos personas

slide_265163_1792551_free

20 mayo 2015

Hoy me encontré con un gran amigo, fue un gran defensor de las causas pérdidas tanto que estuvo dedicado a la política desde antes de la Transición y hasta que una maldita enfermedad degenerativa lo condenó a una silla de ruedas en los 90. Me decía esta madrugada que ni había perdido la esperanza, a pesar de los pesares y de toda esa porquería que se ha instalado en los partidos políticos,  centrales sindicales y organizaciones empresariales y sociales de cualquier tipo que dispongan de aportación pública, ni pretendía rendirse ante la evidencia ... "No son malas las reglas de juego que rige lo Público en este País,  Enrique, lo malo han sido las personas y la ausencia de control. Se han instalado en ese cortijo y lo han hecho a su capricho y en defensa de sus privilegios por encima de la los derechos de quienes les ha votado ... se han olvidado del espíritu de democracia y libertad que nos llevó hasta aquí" ...
He tenido que decirle a mi amigo Truman, (que es como le gusta que me refiera a él cuando lo hago aquí), que ya no nos toca a nosotros entrar a hurgar en esa parte de las soluciones del mundo y que, seguramente,  ese nuevo mundo vivirá mucho mejor sin que nosotros le digamos el cómo y el qué de lo que tienen que hacer; que es ley de vida; que los sabios siempre fueron viejos, pero sólo lo supo la historia cuando ya no estaban para agradecérselo.

Tras la inevitable vorágine referencial a los asuntos que debieran preocuparnos ... entré a preguntarle a mi viejo amigo Truman por lo principal, por "lo suyo" ... paró en seco cualquier gesto, se quedó pensativo, ausente, al rato levantó la cabeza y me dijo: "Intento olvidarme de mis carencias, Enrique, hago vida normal, acudo al Partido a dejarme ver y a dar consejos que luego ignoran, me peleo con cualquiera que no defienda los principios de lo socialmente correcto en favor de los más débiles,  a veces me siento inútil,  sí,  pero no me dejo intimidar ... la rara esclerosis que me martiriza, me impide, ya, razonar con claridad, cuadros de tristeza y depresión se me reproducen con frecuencia, pero sé que debo defenderme de ella y en ello estoy, amigo". Un abrazo vital, vibrante y hermoso, forzó nuestra despedida de hoy.
Estaría un día,  una semana o toda una vida hablando de gente como Truman que a pesar de su limitada calidad de vida , asumen que vivir, siempre, está por encima de todo. Bravo por Truman y por todos los Truman que me animan, nos animan, a seguir, sin dejarnos intimidar por nada, ni por nadie y mucho menos por esas raras enfermedades que los crueles y globales, gobernantes del mundo llamado occidental, ignoran a la hora de crear recursos para su necesaria investigación por el simple hecho de no ser muchos ... como si no fuéramos personas.

Enviado desde mi Note 4





4 comentarios:

  1. Como si no fueramos personas, esa es la frase ...Yo vengo diciendo y no se si con acierto, que antes de tomar decisiones y me refiero a los gobernantes esos que nos llevan a lo bueno o a lo malo, que se pongan la mano en el corazon y despues tomen la decision...

    Un abrazo Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mcf, disculpa, a veces nos da por utilizar el derecho al pataleo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Da un beso a Truman de mi parte, me gustaría conocerlo y a ti también, ¿Qué hay que hacer para asistir a tus tertulias? ¿me invitas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Tracy, no tienes más que cerrar los ojos a la vez que lees cada párrafo ... yo lo hago así y ... funciona.
      Un abrazo, amiga-e.

      Eliminar