a:hover { text-decoration: underline;

martes, 28 de julio de 2015

A escondidas ... La decadencia del Horror político y Social


28 julio 2015      -      23 julio 2016

Hago que parezca un sueño que nunca se hizo realidad cuando recuerdo aquellos tiempos no tan lejanos, cuando el dedicarse al mundo inmobiliario, dirigiendo parte del destino de las inversiones de una parte importante del Gran Capital, donde la profesionalidad se valoraba, fundamentalmente,  por la capacidad de manejar los hilos del Urbanismo Público y a sus designados democráticamente por el pueblo soberano para ello. Si eras muy amigo del Alcalde o del Concejal del ramo, eras un profesional muy válido y muy valorado, y no por tu muy universitario cum laude que te pudieras sentir. Ese sueño se vestía de desfachatez absoluta cuando veías quién y quienes se llevaron la sardina del  urbanismo al plato propio  ... pero ahora, una vez despiertos,  hemos descubierto que no sólo se llevaron la sardina de las esencias,  se llevaron al fuego de la desvergüenza, los iconos de la honradez, la fidelidad, la honestidad, el esfuerzo y la preparación profesional ... nos llenaron de desencanto, de mala ejemplaridad y especialmente de simplismo, algo que los más jóvenes han aprendido con celeridad ... ¿Para qué estudiar o para qué prepararse si se puede triunfar de un modo fácil con un pelotazo connivente-Administrativo o haciéndose un profesional de los DeLuxe o de los Reality Show?

Recuerdo, en mis sueños ocultos, cuando uno de esos monstruos me decía ... "Todo lo que hemos hablado y acordado, tú y yo, Enrique, se queda entre nosotros ... somos gente de palabra ¿Verdad? ... " - Y yo pensaba, a escondidas, claro que sí, pues en decir lo contrario pudiera irme el empleo,  "entre gente honrada nunca hay un 500 € bajo la mesa" ... qué horror. Todos o muchos, vivimos o supimos de ello y ahora todos o casi todos, se rasgan y hasta nos rasgamos, las vestiduras. 

Igual será  todo como hacía mi amigo el médico que felizmente casado mantenía a su querida en La Albufereta, como algo normal en los 80 y nosotros, los machitos de siempre, hasta les envidiábamos. Nada o poco, ha cambiado ... creo que siguen mandando los mismos de siempre ... no sé si solo un poco o mucho, pero quizás sean los hipócritas de siempre ¿Verdad?  - Rezo, todas las noches en mis sueños  ... que estos gestos irracionales e hipócritas, tengan solución temprana por el bien de las generaciones futuras, que, al igual que nosotros creíamos de nosotros mismos, igual se lo merecen o por lo menos, como cualquier mortal, merecen se les de esa oportunidad ... la de intentarlo.



Enviado desde Note 4






enriquetarragófreixes  


No hay comentarios:

Publicar un comentario