a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 17 de julio de 2015

Yo primero y el váyase a la mierda



............ Tú lo que quieres es que me pille

17 julio 2015

Lo siento, lo voy a contar ... son vivencias a las que me gusta dar luz por si alguien vive en otro mundo que no conozco y me las hace ver de otra manera ...

Un muchacho de unos 40, con prisas, para su coche justo delante del BBVA, pero en doble fila, enciende los cuatro intermitentes, a la vez que a mi me obliga a pegar un frenazo tal que hago que mi querida reniegue de su Santo favorito ... y ya está ... es lo que hay. El colmo es que me pitan los de atrás, como si fuera yo el demonio. Intento salir pero no me dejan, no me dejan, todos los de atrás creerán que yo debo quedarme a vivir allí, dentro de mi coche y detrás del de los cuatro intermitentes. Pasan dos largos minutos, vuelve el muchacho muy apresurado y pienso ... ¡por fin! ... pero no, mi héroe de hoy solo abre la puerta del conductor con un inadmisible riesgo, coge una carpeta y se vuelve al club bancario de la mañana de mis desdichas. Mi Santa nombra a todo el Santoral de modo que puede que vaya al infierno, y yo vuelvo al intento de salir de mi atasco. Intermitente a la izquierda pero nada, no para nadie, la gente que tiene prisa a las ocho menos cinco de la mañana es ya gente asesina,  sí, pueden matar por adelantar un puesto en la caravana de coches que anda hacia el mundo laboral y la segura bronca del jefe por llegar tarde. Pero yo me animo: "Enrique, no tienes prisa, no te la juegues, no salgas a lo anciano o a los de la L en el cristal de atrás, no ... espera ... y sin más aparece mi joven cliente de la banca grande y al pasar por delante de mi capó nota y/o ve, los gestos de mi queridísima acompañante. Se para ante nosotros y a ritmo chulesco se viene hasta mi ventana y me da un golpe de llamada en el cristal de la ventanilla ... "¿Qué le pasa abuelo?" - Yo le digo ... a mi nada, pero a mi parienta está que le da la úlcera  ... ¿Tú crees que ...? - Y el chaval ... sin mayor, ni mejor, sabiduría para afrontar la situación, me dice ... ¡¡¡ ¿Sabe que le digo? ... que se vayan a la mierda los dos, ¿Se creen que el mundo es suyo ... creen que les debemos algo? ... ese es su problema, que se creen que han hecho algo por nosotros, cabr..... !!! - Y nosotros con el culo estrecho y sin ganas de tentar a la suerte, hemos hecho un mutis muy silencioso a sus achaques mientras el ser de los cuatro intermitentes se montaba en su coche y salía  raudo hacia no sé dónde,  pero seguro que no sería, en ese momento, para hacerle bien a nadie.

Luego, más tarde, cuando se lo contaba a mi cura favorito, con cerveza en mano, frente al mar y soplando una brisa de esas que solo aparecen en los sueños de aliño, éste, (el cura), con cara de estar aguantando un chaparrón,  va y me dice ... "Enrique, estás muy viejo, debieras venir un día a la Parroquia ... te darías cuenta que el mundo en el que crees que vives ya no existe" ... y yo, sin que se notara, me he puesto a llorar.


Los Blogs de Enrique 
(Cliquea sobre cualquier cuadro para ir a la web)

 image   image  

image

image     


2 comentarios:

  1. Pues tu cura favorito de psicólogo nada!! Enrique vives en el mundo que crees, otra cosa es que siga habiendo niñatos maleducados, como existieron siempre, pero, a esos, como el de los cuatro intermitentes dijo...que les den!!! Y nada de lloros, las lágrima para quienes las merezcan. Besillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran lágrimas secas, Basi ... no obstante, agradezco tu entusiasmo y tu fe en el futuro de estos chavales que tienen un mundo por delante de lo más complicado ... mucho más que lo tuvimos nosotros, los abuelos de hoy. Se nota que eres joven y con ganas de comerte el mundo.
      Un abrazo-e.

      Eliminar