a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 21 de agosto de 2015

El arrepentimiento existe?

 
21 julio 2015
 
Uno de esos parias  sociales, que uno no puede evitar tener como amigo por su capacidad de opinar desde la exclusión que supone su condición de paria, me decía esta madrugada ante el humo prohibido, su Marie Brizard en copa y frente a barista consentidor, que la vida es lo que le das, lo que quieras que te de y lo que el desorden emocional de una vida loca provoca. "Sentarte ante el Mar y buscar refugio a tus pecados no resuelve nada, seguro, pero alivia ... no contesta, no consiente, no aprueba ... ni todo lo contrario, Enrique, pero gusta saber que eres capaz de reconocer los errores que condicionaron tu futuro y tu fracaso. Me equivoqué y lo sé y sé que no basta. Fui a contárselo ayer y, ante mi sorprendente aparición,  me rechazó por no decir algo más desagradable. Ni ella, ni mis hijos, ni nadie perdona mis errores. Me contó tu amigo el Párroco ex Misionero, que lo hiciera, lo hice y ... creo que ha sido peor".
 
Esteban es un topógrafo excompañero de batallas valencianas, empleado opositor de una empresa pública, que en plena felicidad matrimonial decidió que su vida estaba con una compañera de labor que le daba lo que no tenía en  casa, vicio, noches de marcha sin final y sexo loco. Le duró lo que su jefatura en el Servicio y lo que su cartera le permitió  ... luego se acabó trágicamente, pues ella decidió ascender de amado y se lió con el asesor cuatro del Consejero y él pidió el traslado a Orihuela tras una baja laboral por alcoholismo acentuado.   Es cierto que esas gestas son difíciles de perdonar por la propia y mucho menos cuando las heridas son públicas y notorias ... pero ante un arrepentimiento sincero ...  ¿existe algo más que hacer para ser perdonado?
 
Hay pecados que no son perdonables y eso es algo que el mundo machista ignora por muchos y muchos esfuerzos que haga la sociedad por evitarlos más que por aleccionar en los infiernos de la educación que eso es así y por educar a sus hijos en la abolición de ese maldito mal ... el machismo.  El machismo no es genético, está en las raíces de nuestra educación ... por favor, que alguien con poder se de cuenta de que eso, el machismo más ancestral y más asesino,  solo se combate desde la propia y olvidada educación.
 
El problema de Esteban y de muchos, existe, claro, pero ... ¿Hay soluciones que demuestren y acepten su arrepentimiento o en esa actitud solo se esconde el miedo a morir solo? La estupidez humana es inmensa, tanto que hasta creemos que el perdón de todos los pecados existe … de algunos, sí, claro, pero de otros … pues NO, no siempre.
 
 
Enviado desde Note 4
 
 
 

Compartir



 Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl)

¿Viste lo que hicimos?: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)


2 comentarios:

  1. Así es. No todos los pecados se perdonan. Creo que ya haríamos bastantes si llegáramos a perdonar nuestros propios pecados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ME LO QUEDO, ES DECIR, LO HAGO PROPIO, AMIGO MIMARZGZ, TU COMENTARIO ES EL QUE ES, COMO ES.

      Eliminar