a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 12 de septiembre de 2015

Papá ... no lo entiendo


https://www.change.org/p/al-gobierno-eliminar-los-sueldos-vitalicios-a-los-politicos

12 septiembre 2015

Discutían, a mi lado, cafetito en mano y dedo meñique hacia arriba, en plan pijo, un par de concejales pesoístas de Alicante, muy queridos ellos, y lo hacían sobre la noticia que hoy publica el periódico de parte de esta querida ciudad, al respecto de las pretensiones de los peperos de quitarles de la nómina del consistorio. Mi amigo que iba con su hijo de unos treinta y pocos, soltero y de profesión estudiante de algo, le dice a su padre: “No lo entiendo, papá” y ante el “¿Qué es lo que no entiendes hijo?”, que el padre le devolvió, casi de inmediato, el hijo, agachando la cabeza y acercándose a él y con voz de barítono cazalloso, que es la que tiene el “niño”, va y le dice: “¿Estos no son los del PS, los que dicen que hay que reducir gastos aquí, suprimir la Diputación , bajar los sueldos y eliminar cargos en el Govern Valenciá?” – El Padre, casi de inmediato le dice, calla coño, que te van a oír …………

Y yo, he apurado mi café, y he vuelto a pensar en lo de siempre, que la brecha digital se extiende a la social y la generacional, el padre aún le teme a la “autoridad”, (como buen autónomo, del comercio, con tienda en el mercado), y el hijo, por contra, tiene otra preocupación, la cual,  con toda seguridad, está en otra parte. Pero, ah, el niño de tonto no tiene un pelo, además de vivir una vida llena de sufrimiento y angustia por la situación actual en la que no tiene libertad ni para coger el coche de su padre, ni para echarle, siquiera, un quiqui a la novia tranquilo y sin que su madre le recrimine los ruidosos chillidos de la niña, pues “que van a decir los vecinos, Manuel”, según dice, joder, y concluye, muy cabreado, después de recordarnos un larga lista de sus “preocupantes”  limitaciones. ………………………….

Tras una breve pausa y ante la cara desastrada y avergonzada de su Papá, el “niño” prosigue y nos dice: “Es que la arquitectura es una mierda papá, todos los que ya han terminado están parados o a punto de suicidarse, ¿Para que voy a darme prisa en acabar?” – Obviaré, claro, lo que le ha dicho el padre, no lo pongo aquí, no lo puedo poner, pero yo me he ido pensando que trabajo hay, y mucho, para arreglar lo que se nos viene encima.
A todo esto mis amigos pesoístas de lujo se han marchado con el consabido “llámame, Enrique, y un día comemos juntos”, como debe ser.


4 comentarios:

  1. Hola. me viene a la cabeza el concepto de ''niñatos'... 30 años y sin prisa para independizarse... en fin.. prefiero no comentar... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ... lo mismo, Marta, ya me ha costado bastantes disgustos este post.
      Feliz noche.

      Eliminar
  2. Bueno, no tienen prisas, ni trabajo, ni dinero, ni esperanzas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Alacantí, sé que es difícil separar el trigo de la paja, pero ... yo no me hubiera estado quieto, no me lo hubieran permitido

      Eliminar