a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 10 de octubre de 2015

Después de la verdad nada hay tan bello como la ficción

10 octubre 2015

Recuerdo que siempre me gustó escribir, si, cualquier cosa era una buena excusa para mandar una nota, una carta o hacerle un poema a las personas que mas quería. Con siete años ya le hacía poemas a mi madre, por eso mi Padre siempre decía que nunca entendió que llegase a ser un Albañil con carrera como a él le gustaba definir a la profesión a la que le he dedicado casi toda mi vida. De lo poco que me dejaron aprender sobre Antonio Machado en mi infancia, se me quedó esa frase de la que mucho aprendí y que hoy copio aquí con cierto temor a que siga practicando en mi esa locura a la que conduce su diversidad: “Después de la verdad nada hay tan bello como la ficción” – Antes de despertarme, esta mañana, como una ficción más de las que nacen en nocturnidad, salí sonámbulo a mi escritorio para apuntar lo que mi razón dormida me transmitía como niño que juega a los poetas:
“Sentir la música de Émile Waldteufel de la mano del violín de Rieu es como recorrer un espacio infinito sin sensualidades por las que sufrir, es como vivir sin hacerlo, tan solo sientes que te mueves flotando en un espacio irreconocible e intangible, es como si nunca hubiera nacido vida alguna en parte alguna. Basta con cerrar los ojos y solo escuchar” …

Andre Rieu - Live At The Royal Albert Hall - Emile Waldteufel - Skaters Waltz

.
 .


No hay comentarios:

Publicar un comentario